martes, 8 de noviembre de 2016

A Little Life... de los mejores del 2015.

La semana pasada terminé de leer a Little Life, hace mucho tiempo no leía un libro extenso en inglés.  Y este estaba bastante extenso.  Es básicamente la vida de cuatro tipos en New York, desde que entran al college hasta que se mueren tres de ellos.  La historia es bastante larga, los diálogos son interesantes y el narrador cambia varias veces.  Al final es un libro bastante duro, uno de los tipos, creo que el más cubierto ha tenido una vida bastante difícil, abandono, abuso desde la niñez, prostitución... muy fuerte.  En fin, creo que es un buen libro.

Aparte he estado leyendo 365 días para ser más culto y leí Carbono Alterado en la semana que tomé de vacaciones para la semana de graduación de mi hija mayor.  Mi hija se graduó hace diez días.  Un jueves.  Aunque acabo de cumplir dos años y dos meses en este trabajo sólo tomé dos días de vacaciones en Octubre del año pasado pues mi hija segunda tenía la clausura de su nivel básico en su antiguo instituto.

Estuve avisando en mi trabajo como con seis meses de anticipación que iba a tomar cuatro días libres pues necesitaba ir por mis padres un día antes.  También le había prometido a mi hermano menor que iba a ir a visitarlo.  Tenía más de 10 años de no verlo y ni siquiera conocía a sus hijos menores.  Afortunadamente, a pesar de tener un deployment programado esa semana, mi jefa no hizo ademán de retenerme.  Por cierto, a falta de un lead en nuestro equipo he estado funcionando como tal durante los últimos seis o siete meses.  El antiguo se pasó a otra división de la empresa y por tener más tiempo viendo el proyecto terminé atendiendo la mayoría de las reuniones hasta que el cliente solicitó que continuara realizando la función. Dos o tres analistas trabajan a mi lado, dependiendo de la carga de trabajo.

Más o menos desde ese mismo tiempo he estado pasando mas tiempo (mucho mas tiempo) en la casa de RB.  A pesar de tener derecho a un día de trabajo desde casa a partir del primer año, no lo había tomado después de año y medio.  Hasta que el proyecto se complicó tanto que me tocó que trabajar casi dos meses seguidos (y casi todos los fines de semana) desde la casa de RB.  Hubo días de trabajo de 18 o 22 horas.  Realmente pesado.

El lunes de hace dos semanas trabajé en la oficina hasta las 5 o así y luego me dirigí a la casa de RB.  Habíamos quedado que me saldría a dejar a las 6 del día siguiente a la estación de los buses que van hacia el Occidente.  Había hablado con mi hermano el domingo para que nos encontráramos en un punto intermedio de la ruta de este bus.  El bus salió a las 6:15 y no hubo ningún contratiempo.  A las 9:00 o así estaba encontrando a mi hermano en Cuatro Caminos.  La división de  Totonicapan, Quetzaltenango, Huhuetenango y Solola.

Mi hermano andaba en un lugar cercano comprando materiales para su taller, en compañía de su esposa.  Luego de comprar lo que andaban buscando retornamos a su casa y allí desayunamos y luego de ir por su hijo mediano al colegio fuimos a conocer los Riscos de Momostenango y a almorzar al mercado de la localidad el platillo tradicional: Chirmol de Coche.

En la tarde estuvimos un rato en el taller y todavía me dió tiempo de conocer la biblioteca municipal, bastante libros aunque no tan bien catalogados.  La misma biblioteca ofrece internet a bajo costo y me llevé a mis sobrinos mayores a revisar un poco las redes sociales.  En la noche estuve enseñándoles un poco de origami, 14 y 10 años es una edad adecuada para aprender a hacer un par de figuras de nivel intermedio.

Me dormí bastante temprano (entre 10 y 11) y en la mañana mi hermano y su esposa salieron a dejarme a las afueras de Quetzaltenango para tomar el bus que me llevaría al departamento donde viven mis papás.  El primer bus me llevó a Mazatenango y de allí tomé otro bus hacia la capital, quedándome a medio camino en Escuintla.  De allí tomé un microbusito al puerto.  Me tomó casi seis horas llegar a donde mis papás pero no hubo ningún contratiempo.  Cuando llegué pasé a saludar a mi madre quien estaba en el comedor en el que trabaja algunos días y me dirígí a la casa en donde estaba mi papá quien entra a trabajar al comienzo de la tarde.

Mi papá salió a la una de la tarde y estuve dormitando hasta que mi madre llegó, como a las dos.  La tarde estuvo tranquila, como no me había llevado el Kindle estuve usando el celular para leer Carbono Alterado.  Me dormí otra vez bastante temprano pues al día siguiente debíamos dirigirnos a la ciudad para pasar a traer el automóvil a la casa de RB y luego al instituto de mi hija.  Rb estaba emocionada de conocer a mis papás.  Llevamos tres años juntos y no había conocido a nadie de mi familia.  Incluso preparó un almuerzo especial para ellos.

La verdad es que no quería salir tan temprano pues mientras más tiempo mis papás pasaran en la casa de Rb más oportunidades habrían para que algo se descarrilara.  Se suponía que el miércoles habían paros en la ciudad por protestas sociales pero no se había previsto nada para el jueves.  Pero si hubo.  Al final el bus no pudo entrar a la ciudad y Rb tuvo que llegar a traernos (luego de un par de kilómetros de caminata en los que aún encontramos a una de mis primas preferidas y su esposo).  No pudimos entrar a la ciudad durante las siguientes tres horas.  Afortunadamente Rb había llevado la ropa que había preparado para la graduación.  La pasamos a dejar a un lugar en donde podía tomar un bus a su casa y de allí nos dirigimos con mis padres a la graduación.  Me cambié de ropa en la parte trasera del instituto.  Traje formal y tenis pues Rb no me había llevado zapatos formales.

Afortunadamente llegamos a tiempo y la ceremonia se realizó sin sobresaltos (de hecho con media hora de retraso).  Mi hija segunda llegó como a media ceremonia y la mamá de mis hijos, que había estado diciéndole a mi hija mayor que no llegaría a su graduación, se comportó de una manera completamente adecuada.  Pasamos ambos al escenario para colocarle el anillo de graduación a mi hija y tomarnos las respectivas fotografías.  Mi hijo menor andaba, de acuerdo al plan, con la única cámara que aún me funciona.

La ceremonia se alargaba.  Eso por ser un instituto técnico con una docena de especialidades.  Ese día cinco especialidades estaban recibiendo sus diplomas.  Empezó como a las tres y a las seis y media mi hija mayor preguntó si podíamos retirarnos.  Como había ofrecido que ibamos a comer algo y luego los iría a dejar a su casa nos fuimos a un Centro Comercial cercano (mis tres hijos, su madre y mis padres).  Cenamos pizza.

Un poco después de las 8 los fuí a dejar a mis hijos y su madre a su casa (viven desde hace como dos meses en la casa en la que mi ex esposa creció -y donde ellos nacieron, de hecho-).  Después de dejarlos nos dirijimos con mis papás a la casa de Rb.  Los perros que Rb tiene (ahora son cuatro) son bastante juguetones y era parte de lo que me preocupaba, que no se llevaran bien con mism papás.  Tomamos café y luego nos dirigimos al puerto pues mis papás debían trabajar al día siguiente.  Manejé de ida al puerto y Rb manejó de vuelta.  Estabamos entrando a su casa como a las 2 de la mañana.  Al final el viernes fue el único día que descansé por completo.  Al menos, a pesar de los contratiempos, pude completar lo que habíamos planeado.

Mi jefa, la que vive en el gran país del norte, me ha ofrecido otro día de vacaciones este mes.  Se supone que es el tercero.  Veremos si aún puede cumplir su oferta.  Aunque por estos días el trabajo se ha estado acumulando en el proyecto, y no por falta de trabajo sino porque los requerimientos siguen acumulándose.  Los desarrolladores han estado atrasándose y nuestro trabajo siempre se ve afectado por su falta de cumplimiento.

En las últimas semanas he estado actualizando mi hoja de vida pues, a pesar de que el trabajo me gusta y las condiciones son buenas, preveo dificultades por venir.  Además, se supones que hoy es el día que en el imperio del norte eligen a Trump.  Quien sabe cómo irá a afectar a los empleos que han sacado de su país.  En fin, veremos.







lunes, 22 de febrero de 2016

Otro día - This ain't working like that..

El sábado llevé a mis hijos a Terapia del Habla.  Rotacismo.  Además de alabar su lectura avanzada y facilidad con la tecnología -y su poca disposición a la socialización- el terapeuta evaluó un poco más detenidamente el fonema con el que tienen dificultad.  Se supone que enviará por correo los ejercicios que deben practicar y nos veremos en tres semanas o así.

Llegar hasta su casa/oficina fue una odisea.  Está exactamente en el extremo opuesto de la ciudad y me tocó pagar taxi para la segunda mitad del tramo.

La semana pasada vi Deadpool y no me pareció la gran cosa.  También vimos con Rb Tiempos modernos de Charles Chaplin y anoche vi The Martian.  Interesante.

Por fin terminé de leer Una breve historia de casi todo.  Ahora debo terminar -ya pasé de la mitad, creo- Este libro le hará más inteligente y luego Judo con Palabras.  Tengo en cola El Último Catón y el Libro Negro.

El viernes pasado me enteré que murió la autora de Matar un Ruiseñor.  También Umberto Eco.

Y ya no me llamaron del otro lugar.  Ni modo, debo seguir acá disfrutando lo que hago.


viernes, 12 de febrero de 2016

Día 4 / Day 4 -me salté el tres :D - How to break a Habit (Romper un hábito)



Aunque estos investigadores no han colaborado, se pueden sacar ideas cuando se conectan los resultados de su trabajo. Todos los hábitos tienen una recompensa emocional y por lo tanto un disparador emocional. Incluso si el hábito aparentemente, en la superficie, no parece ser beneficioso, está ligado a las emociones primarias del profesor Plutchik y por lo tanto reforzada por los receptores opiáceos del Dr. Pert en las células y los neuropéptidos producidos en el cerebro. El Dr. Pert demuestra que los receptores aumentan y disminuyen en número y sensibilidad, dependiendo de la frecuencia con la que están ocupadas por los neuropéptidos u otras sustancias informativos. En otras palabras, nuestro cuerpo físico puede ser cambiado por las emociones que experimentamos.

Así, esta nueva forma de pensar muestra que todos los hábitos / comportamientos podrían mitigarse una vez que los receptores se vuelven menos sensibles y tal vez disminuyen su número. ¿Cuánto tiempo puede tomar se basa en cuán profundamente un hábito / comportamiento está conectado con el neuropéptido ganancia / emocional. Para complicar esto, por supuesto, son las drogas / sustancias que también se conectan a los receptores celulares y esto es otro tema que no me referiré aquí. Si suponemos que no existen fuera de la investigación de drogas / sustancias demuestra que en unos 45 días habría un impacto significativo en la sensibilidad de los receptores y el número de receptores que generalmente se conectan a un hábito / comportamiento no deseado.

Un deseo de cambio

Al igual que con cualquier adicción habrá un proceso de resaca producido en tu cuerpo y reforzado dentro de su cerebro. La resaca es muy real y se puede documentar mediante el seguimiento de las cargas de demanda de los sitios receptores de células. Durante la primera resaca, alrededor de 14 días, que es muy importante para atar los hábitos / conductas conscientemente a la zona opuesta en el modelo de mapas circumplejo del profesor Plutchik. Más fácil decirlo que hacerlo para la mayoría, pero si se rompe esta brecha crítica, dentro de un período adicional de 14 días (28 días desde el inicio) ya se habría hecho la mayor parte del trabajo. Por la marca de 45-56 días, sus células han restado importancia para una necesidad particular de neuropéptido y
emocionalmente uno no sentiría el mismo nivel de atracción para los comportamientos no deseados / hábitos.

Todo esto comienza con su mente y su deseo y suena obvio, pero muchos se embarcan en un camino de cambio sin un deseo real. Sin un verdadero deseo de cambiar muy poco se puede hacer. Algunos investigadores han encontrado que el reemplazo de un hábito/  comportamiento que está sirviendo de alguna manera significativa sería la forma más preferida para superar estos desafíos. Si uno mapea este nuevo hábito / comportamiento a una emoción primaria positiva de la carta del profesor Plutchik que estaría inclinando la balanza para el cambio.


miércoles, 10 de febrero de 2016

Día 2 / Day 2 - Infinite Scroll, that's why.

Quieres ser más productivo.

Avance infinito es una cosa maravillosa. Hasta que has estado más de una hora leyendo las actualizaciones de estado de gente que no has visto en años, matado 30 minutos poniéndote al día en Instagram y desperdiciado otros 30 jugando Tetris.  Esas dos horas que acabas de perder estaban en tu punto ciego, y ahora estarás cenando tostadas en tu oficina… otra vez

Empieza mateniéndote listo con una simple extensión de Chrome. Stay Focusd restringe la cantidad de tiempo que puedes estar en los sitios que sabe que te hacen perder tiempo.  Es bastante configurable permitiendo elegir sitios enteros, subdominios específicos, páginas específicas y hasta contenido específico (videos o juegos) y aconseja la cantidad de minutos u horas que tienes permitido estar en un sitio.  No permitas que el evidente nombre sin creatividad te engañe: Stay Focusd es una herramienta que necesitas.

Momentum es otra extensión de Chrome que cambiará el juego para planificadores.  Entrega una lista por hacer, meta diaria o intención, fotos y notas inspiracionales y más cada vez que abres una nueva pestaña.  Esto de alguna forma se encarga de tirarte a la acción y suavizar tu estrés al mismo tiempo.

Visto en Mashable.

martes, 9 de febrero de 2016

Día 1 / Day 1 - Algunos datos.

Sobre Ejercicios y Trabajo: 
Los empleados que se ejercitan regularmente ganan 9% más que sus compañeros perezosos.
Sobre Hijos y Dinero:
En los Estados Unidos, cuesta entre $134,000 y $237,000 criar un niño desde el nacimiento hasta la edad de 17 años.  Sin contar la escuela. 

Sobre sociedades abiertas y avanzadas:
Muchas saunas y baños públicos en Japon prohiben la entrada de clientes con tatuajes

Empezar de nuevo - Starting again

No he publicado nada por acá desde hace más de medio año.  Julio del 2015 dice esto. Y el año pasado fue el que menos veces publiqué, 6 en total contra 109 en el 2010.  Muchas cosas cambian con el tiempo.

Mi hija mayor se gradúa -espero- este año de Perito en Artes Gráficas, al parecer va a estudiar Ingeniería Mecánica Industrial -he tratado de no influir en su elección de carrera universitaria-.  Mi segunda hija se graduará, si todo va como esperamos, a mediados del próximo año, quiere estudiar Ingeniería en Computación.  Como Bachiller en Ciencias y Letras de uno de los mejores colegios del país estamos tratando de ubicar una beca en el extranjero -también para mi hija mayor-.  Japón es la elección inicial de ambas.

Mi hijo menor perdió el segundo año del ciclo básico.  Hubo uno de los conflictos normales con su madre en el inicio de este año.  Ella insistía en que no continuara en el sistema normal educativo sino que estudiara únicamente los fines de semana.  Me opuse completamente y llegamos a los gritos.  Otra vez.  También por primera vez me negué a continuar aportando el dinero que doy mensualmente para la manutención.  Incluso visité a mi amigo abogado al que había consultado hace tres o cuatro años cuando ella me había ofrecido cambiar el régimen.  Al final este sábado deposité el dinero para que mi hijo empiece a estudiar en un colegio privado a pocas cuadras de su casa.  Espero que esta semana me confirmen que ya está estudiando normalmente para depositar la mensualidad.

Hace un mes o así, de acuerdo a un requerimiento del colegio de mi hija segunda, estoy buscando un terapeuta del lenguaje para que ayude a mis hijos a que pronuncien la letra r.  Rotacismo he leído que se llama la dificultad.  Espero que eso mejore su calidad de vida.

Según una de las creencias orientales, no sé si budista, cada siete años se completa un ciclo en la vida.  Alguien me explicó que a los 14 -más o menos- dejamos la niñez, a los 21 empieza el trabajo a los 28 muchos se divorcian y así. En fin.  La semana pasada cumplí 43 (1 mas de los 6 x 7).  En el trabajo, al igual que al inicio del año pasado, están realizando otra reorganización global.  Ahora no están vendiendo un servicio sino separando la empresa en dos grandes entidades.  Veremos como va eso.

Tuve que reponer mi Kindle el año pasado,  no me gusta mucho el nuevo porque es totalmente touch.  Mi hijo menor está avanzando con la saga MundoDisco, mi hija mayor leyó Matar un Ruiseñor y La Elegancia del Erizo y mi hija segunda está con la saga La Materia Oscura.  Yo he estado leyendo desde hace unos meses Judo con Palabras, Una breve historia de casi todo y Este libro le hará más inteligente.  Antes había leído la trilogía 1Q84 de Murakami.  A finales del año pasado estuve viendo cine no hollywoodense: El secreto de sus ojos (Argentina), The bothersome man (Noruega), Departures (Japonesa) y un par de indias (KP y otra).

Varias semanas de este año he pasado al menos un día por mi hija mayor a su instituto.  Me queda como a medio camino y estoy tratando de caminar un poco.  El transporte es muy malo y caminar siempre es bueno. 

Siempre he dicho que aprender es uno de los valores de mi vida, aunque después de graduarme de la universidad sólo estuve un año incompleto en una maestría.  He aprendido un par de lenguajes de programación y un par de bases de datos.  He aprendido Sistemas de Calidad y he aprendido a trabajar en inglés.  Aún así hay días que siento que no he aprendido nada.  Quiero empezar a publicar acá entradas con lo que aprendo cada día.  Lo veo como una forma de obligarme a ordenar o documentar lo que llegue a conocer.

Mi meta es, aún, certificarme como Project Manager, aunque no he avanzado mucho en eso.

Con Rb llevamos ya más de dos años.

viernes, 3 de julio de 2015

Carreras, carreras...

Mi hija segunda obtuvo una beca en uno de los colegios más prestigiosos de la ciudad -y más caros-.  El trámite fue bastante largo.  Fuimos a ese colegio hace unos tres meses para que se evaluara para aplicar a la beca.  Luego me enteré que era otra beca.  Un mes después o algo así volvimos a ir para nuevamente aplicar, ahora si a la beca que yo conocía.  Un compañero de trabajo, en mi segundo lugar de trabajo como ingeniero, se había graduado en la misma forma de este colegio.

El instituto de nivel medio en el que estudian mis hijos tiene como tradición enviar a los mejores alumnos a aplicar para becas a este colegio, asociado con una de las universidades más caras del país.  Mi amigo se graduó de este colegio y luego pasó a la universidad nacional, a donde ingresó un año después que yo.  Ahora dirige las operaciones en un país de sudamerica de una de las gasolineras más grandes del mundo.

La primera evaluación fue un día sábado.  Llegaron como dos mil aplicantes y se suponía que el siguiente sábado llegaría otro grupo similar, o mayor.  La segunda evaluación, creo que en este caso el grupo se reducía a 50 alumnos fue varios sábados después.  Este fue el sábado que coincidió con la graduación en la cual fui padrino de un Administrador de Empresas en mi antigua universidad.  El tercer paso fue una entrevista, para lo que pedí unas horas de la mañana libres y acompañé a mi hija. 

 El cuarto paso, en este caso ya confirmado el otorgamiento de la beca, fue una sesión informativa a la que la acompañó su madre.  Este paso fue bastante complicado.  Me llamaron el último día en que se suponía que avisarían a los veinticinco alumnos que habían obtenido la beca.  Estaba en medio de una reunión telefónica pero logré agradecer por la oportunidad y anotar los datos para la siguiente reunión.  Lo malo es que el día en que la habían programado hubo rumores de manifestaciones ciudadanas en la ciudad y llamaron un par de días antes para cancelar.  Lo mismo sucedió en la segunda ocasión.  A la tercera por fin se logró realizar.

El último paso debía realizarse el viernes pasado.  La noche del martes de la semana pasada la madre de mis hijos me envió un sms para que llamara a mi hija.  Debía proporcionarle una carta laboral, unos estados de cuenta bancario y la copia de mi documento de identifiación.  Ese viernes era el límite para presentar la papelería en el colegio y formalizar la inscripción.  

El miercoles a las 8:05 bajé a recursos humanos a llenar una boleta para solicitar la carta laboral.  Me indicaron que se tardaban dos días en emitirla.  Por la tarde pasé a los tres bancos en donde tengo cuentas monetarias y obtuve los estados de cuenta.  En una librería cerca de mi casa le saqué fotocopia a mi documento de identificación.  Por la noche pasé a la casa de mis hijos y le comenté a mi hija que la carta me la daban hasta el viernes y que iba a pedir permiso al mediodía para acompañarla al colegio.

La verdad es que se me hizo cuesta arriba compartir documentos con información financiera personal pues sospeché que la madre de mis hijos lo tomaría como excusa para volver a las exigencias de más recursos.  Aún ahora más de la mitad de mi salario se lo transfiero mes a mes.  Le comenté esto a mi hija, lo de la distribución de mi salario no mis temores de su madre.  Al final me dije que lo que debe pasar debe pasar.  Por otra parte, por el tiempo de espera había estimado que los documentos pasarían directamente de mí al colegio.

El viernes temprano bajé a recursos humanos para verificar a qué hora estaría la carta y me indicaron que entre 11 y 12 usualmente los documentos estaban preparados. Los hermanos se habían ofrecido a acompañar a mi hija y les había pedido que pasaran como a las doce y media.  Mis hijos pasaron como a las 11:30, tuvieron que esperar como media hora y luego mis hija mayor y mi hijo menor regresaron a su casa y yo acompañé a mi hija al colegio.

Nos costó un montón llegar al colegio.  Los buses son bien irregulares.  Estuve a punto de pagar taxi pero finalmente no hubo necesidad.  Lo malo es que mi hija no había completado la papelería.  Faltaba la carta de ingresos de su madre y un certificado médico.  No recibieron la papelería y, por ser asueto este lunes, nos indicaron que debía ser presentada el martes a las 8:00.

Me molestó bastante que no se hubieran preocupado por completar la papelería pero, por ser mi hija tan responsable, únicamente le indiqué que debíamos preparar la información para presentarla el martes.  La pasé a dejar al lugar de trabajo de su madre para que le pidiera la carta laboral y me vine corriendo al trabajo.  Al final me ausenté casi tres horas.  Le había pedido permiso a mi jefa por dos horas.  Lo bueno es que había venido una hora y media antes por lo que sólo me tocó que quedarme media hora luego de la hora de salida.

Lo malo es que debía trabajar por la noche, y posiblemente algunas horas el fin de semana.  El transmetro, como todos los viernes, estaba atestado.  Me costó bastante realizar el transbordo pero al final no llegué tan tarde a la casa de Rb.  La reunión de las siete no estuvo muy larga y luego sólo tuve que trabajar como de diez de la noche a medianoche.

El sábado debíamos aprovechar para completar la información médica de mi hija.  La dificultad estaba en que no tenía su tarjeta de vacunación y para que el doctor firmara el certificado médico debía tener a la vista la misma.  El otro faltante era un certificado de audiometría.  Durante la mañana estuve llamando a varios lugares y finalmente encontré a un audiólogo en la zona en la que trabajaba el año pasado.  Luego de la audiometría fuimos a jugar baseball un rato al campo deportivo más grande de la ciudad.  Caminamos un montón.

El domingo hablé con mi hija como al mediodía pues le había dejado una nota a su madre para que estuvieran conmigo el lunes.  Como mis hijos menores no estaban seguros si iban a estudiar al día siguiente habiamos quedado de que pasaría a media mañana por su casa.  Mi hija me comentó que aún no habían encontrado la tarjeta de vacunación y que estaban volteando la casa para buscarla.  Por la noche empecé a escribirle a varios conocidos que estudian o se han graduado como médicos.  Al final resultó que si no encontraban la tarjeta podía volver a vacunarla.  Lo malo es que el lunes era asueto y no encontré a ningún médico disponible.  Lo bueno es que encontraron la tarjeta esa noche.

El lunes por la mañana Rb me fue a dejar a mi habitación pues debía llevar una computadora y un buen poco de ropa que había ido acumulando en su casa.  Cuando pasamos por el lugar en donde empezó el tratamiento dental de mis hijos hace un par de años Rb me comentó que estaba abierto y que podía probar allí si le extendían el certificado a mi hija.  Ordené un poco mi habitación y fui por mis hijos a las 10 de la mañana.  Mi hija mayor tenía bastante tarea y le cedí una de las computadoras a mi hijo menor.  Nos dirijimos, con mi hija menor, al dispensario y afortunadamente había un pediatra disponible y nos firmó el certificado médico.

Por la tarde probamos hacer un simulacro de la ruta que debían tomar al día siguiente mis hijos menores pues mi hijo menor se ofreció a acompañar a su hermana a entregar la papelería en el colegio.  Lo malo es que a medio camino empezó una lluvia bastante fuerte que nos impidió completar el recorrido.  Retornamos a mi habitación y después de ver media hora de Howl's moving castle los fui a dejar a su casa.  Rb llegó por mi como a las siete de la tarde.

El lunes que me desperté vi en mi celular que tenía una llamada perdida de la noche anterior del número de la madre de mis hijos.  Le pedí a Rb que en vez de llevarme a la estación del transmetro en la que usualmente me deja me llevar a mi habitación.  A las cinco y media llamé a mi hija para ver porqué me habían llamado y me indicó que querían preguntarme si podía acompañarlos una aparte del camino.  Le indiqué que pasaría a las seis por su casa y esperé un rato en mi habitación.  

Dejé a mis hijos más o menos en el mismo lugar hasta donde habíamos podido avanzar el día anterior y me vine a la oficina.  Los llamé a las siete para ver por donde iban y me comentó mi hija que aún estaban esperando el autobús en el mismo lugar en donde nos habíamos tardado bastante el día viernes.  Les había dejado dinero para emergencias.

A media mañana volví a llamar a mi hija y me comentó que ya estaban retornando a su casa, que habían completado el trámite.  Les tocó que pagar taxi pues luego de más de media hora no habían podido abordar un bus al colegio.  Por fin está inscrita.  Se supone que el otro mes empieza su ciclo escolar en ese lugar.  Ahora empecé a recolectar información de la Embajada de Japón para ayudar a mi hija mayor pues el otro año se gradúa y creemos que es una buena opción buscar una oportunidad en el extranjero para sus estudios universitarios.