domingo, 10 de marzo de 2019

De Quora... this is only to remind myself...


Jon Brosio, Founder of TribeLoyal at TribeLoyal (2017-present)

Originally Answered: How do I improve myself daily?
23 Bold Ways To Improve Your Life On A Daily Basis When You Feel Stuck And Aimless
  1. Ask for 10% off when purchasing your next coffee. Adopted from a conversation between James Altucher and Noah Kagan who claim this exercise will help train you overcome the uncomfortable situations we encounter in life and also deal with rejection.
  2. Seek the uncomfortable. When you need to have that uneasy conversation with your lover, have it. When you need to tell your father you're not going to take over the family business, do it.
  3. Outline your day and then critique it. What comprises your day? Try to examine its structure with heavy scrutiny. What activities/chores bring value? Where are you wasting time? When you look at your day from a bird's eye view you are able to amend and improve on areas that may have once been hidden.
  4. Take the stairs when applicable. This is so simple in adopting to help improve your life daily. When you have the opportunity to take the stairs over the escalator/elevator, do it. Over time, as you make this choice, it will only benefit your health (even if it's the most minute way).
  5. Make your bed first thing in the morning. What's the best way to get your morning started? By getting a healthy dose of dopamine (brain's feel-good neurotransmitter) to the body. Dopamine is released when you have sex and take cocaine. It is also released with something as simple as receiving and reading a text message and checking off a to-do list item (making your bed falls in here).
  6. Write everyday. Write down the emotions in your head. Jot down 30 new ideas. Write an in depth critique of the new Avengers movie. It doesn't matter what you do as long as you are practicing and honing the most important tool you can utilize as a human- language.
  7. Put down the Doritos. Damn do I love Doritos (spicier nacho…). You need to put down the bad, however. Put down the Coca-cola. Put down the Starbursts. Put down all the shit food that is clouding your cognition. You cannot improve yourself if you are fueling your body with toxic food.
  8. Turn off 24 hour news. The goal of 24 hour news and traditional media to to instill fear and to mediate (yeah, where did you think the word media came from?) Your life is not going to be completely governed by the political climate. There are so many current events that happen that won't directly affect you. So stop taking influence from them.
  9. Seek and receive criticism. How do you expect to get better if you don't allow people to tell you how you can improve? Ask the people around you how you can be a better husband, coworker, boss, leader, writer, thinker etc.
  10. Reach out for help. You cannot do it all. This is the truth. I have fallen victim to the idea that I can solve all of my own problems. It just leaves me alone and with a bigger load to carry. When you are struggling, ask for help. There are people around you who are willing to help you.
  11. Get a good night's sleep. So simple yet often times an afterthought. If you want to optimize your day, it starts with optimal rest. I know you've heard about Silicon-Valley Titans sleeping just 4 hours a day and all that- there's also an amphetamine epidemic cascading through that industry fueling the sleeplessness. Get ample sleep.
  12. Read. Read a non-fiction book. Read some of the great classic literature. Read a blog. It really doesn't matter. What does matter that you are expanding your consciousness and knowledge. Learning doesn't stop after traditional schooling. In my opinion- it starts.
  13. Reach out to people with higher status than you. I am working on this right now. If you are just starting out in an industry- reach out to people that can help raise you up. Ask experts in your field questions. If you are seeking help, make sure there is something you can provide them with that makes their exchange valuable.
  14. Get rid of people holding you back. You are the average of the 5 closest people in your life. This is undeniable. There very well may be people in your life holding you from improvement. As hard as it might be, eliminate those people from your life.
  15. Wim Hof breathing exercises and cold showers. I tried the cold shower that everyone writes about. It wasn't for me. I added the Wim Hof Breathing Exercise before I took the cold shower and it blew me away. It is meditative, relaxing, stimulating and forces you into the uncomfortable on a daily basis early in the morning.
  16. Think. This is all too rare nowadays. People don't sit back and actually think. Think why you are doing what you are doing. Think why you are saying what you are saying. Think critically about the information you are being exposed to. Think about your body. Think about your habits. Think!
  17. Attention diets. For decades there has been talk about and industries built to help with your physical diet. What about attention diets? Where are you focusing your mental energies? What content are you consuming? What conversations are you having? Put down the phone every once and a while. Turn off social media. Don't binge Netflix before sleep. Be mindful of your attention diet.
  18. Stop profusely apologizing. Do you make a shit ton of money? Do you write about topics that make you vulnerable? Do you think about controversial topics? Own it all. Stop apologizing for your own success and way of operation. Obviously this isn't an invitation to bully. Far from it. You are you, that's great. Be the unrelenting you.
  19. Do something productive everyday. Write a blog post. Engage in a hobby. Find a skill that helps you provide value to the world around you. Go learn something. Go to a bookstore and find a section you are interested in. When you identify that, explore it and build something.
  20. Be okay with making a mistake. When you make a mistake, you unveil the opportunity to correct the wrong. When you sit on the sidelines and play it safe, you don't allow your self to grow. Be brave and be okay with making mistakes.
  21. Build somewhat of a financial nest egg. When you are constantly worried about finances, you are going to put a lot of mental energy to stress. When you are able to keep the thoughts of rent, food purchasing, bills etc at bay, you can open up your mind to more compelling and growth-minded ideas.
  22. Laugh at it all. The world is absurd. Laugh at it every once and a while. We all want “it all.” Whether that is financial gain, relationship goals, notoriety etc we need to laugh at ourselves and take a step back.
  23. Create, write down, manage and work towards your goal. Possibly the most critical part of improving yourself on a daily basis. If you cannot create a destination, you won't know where to start. Of course you may have to pivot here and there and change the destination, you won't know unless you start the journey. Create a HUGE goal and then figure out how to get there.

martes, 5 de febrero de 2019

Versión 4.6 (four more and is the half of a century around here)

El domingo pasado llegué a los 46.  Mi hija mayor tiene 20, la segunda 18 y el pequeño 16 (cumple 17 el próximo mes).  Crecí en un puerto, cerca de otro puerto.  De muy pequeño no me gustaba usar zapatos.  También recuerdo a mi papá y mi abuelo construyendo con sus manos nuestra primera casa.  A los 17 -casi 18- emigré a la ciudad para asistir a la universidad.  Ya nunca retorné.

En la casa de mis padres vive mi hermano mayor (dos años mayor).  Mis padres cambiaron de costa hace unos 15 años.  Primero mi papá y luego le siguió mi mamá.  Desde hace unos seis o siete años voy a verlos un par de veces al año.  Creo que pronto tendré que moverlos (o a uno de ellos) a vivir a mi lado.  Ya no me inquieta ese tipo de pensamientos.

Cuando terminé la universidad me fuí a vivir a un departamento aledaño para tomar mi primer trabajo como profesional.  También empecé a convivir con la que sería la madre de mis hijos.  Retornamos a la ciudad para completar mi graduación, para la ceremonia mi hija mayor tenía casi dos años y la segunda estaba en camino.

Dos o tres trabajos después, mi hijo menor ya de tres años viajé al imperio del norte para mejorar mis oportunidades laborales -o eso creí- ofreciendo un mejor nivel de inglés.  Fueron cinco meses pero fue un parteaguas en mi vida.  Ni mejoró mi estabilidad laboral y las brechas que siempre existieron en mi unión se abrieron completamente.  Viajé nueamente por nueve meses y luego de un tercer viaje de otros ocho meses me instalé definitivamente ne mi realidad de padre soltero.

Siempre me hice cargo económicamente -y también, en lo posible, presencialmente- de mis hijos.  Mi hija mayor se graduó de nivel medio, cumplió la mayoría de edad y se pasó a vivir conmigo.  Nos aguantamos un año.  La ví ayer, por segunda vez luego de nuestra separación definitiva.  La vez anterior fue para su cumpleaños, casi un año después de que empezara a vivir sola.  A sus 20 años se comporta como una adolescente, despilfarra el dinero que gana -es su derecho- y continúa -creo que ha incrementado- su autolesión en los antebrazos.  Creo que también fuma y se ha hecho algún tatuaje... en fín, es mayor de edad y tiene todo el derecho -como cualquier ciudadano- de hacer de su vida lo que le plazca.

Pasamos 10 años con mis tres hijos conviviendo un día a la semana.  Inicialmente sábado y luego por conveniencias de su madre los domingos.  Al inicio nos costó -me costó-, incluso un día no pude reprimir el llanto pues no podía lograr que nos pusieramos de acuerdo en algún asunto.  Traté de acercarme emocionalmente a los tres pero creo que ha sido -como el profesional- otro gran fracaso en mi vida.

Traté, con todas las limitaciones de tiempo, de darles estructura.  Usualmente visitábamos alguna exposición, pasamos mucho tiempo en la biblioteca de la universidad, vimos alguna serie -traté de limitar el tiempo de consumo de audiovisuales-, les enseñé a armar el cubo de Rubik, les enseñé a subtitular videos en inglés, leímos un montón, jugamos Scrabble, Life, Ajedrez, Dominó, entre otros.  Les enseñé un poco de Python, un poco de C#, un poco de HTML.

Mi hija mayor abandonó la universidad cuando dejó de vivir conmigo, el año pasado estuvo -creo- en algunos cursos de una universidad pública, este año iba a empezar a estudiar periodismo pero tuvo complicaciones para inscribirse.  Mi hija segunda se volcó a los estudios desde el nivel básico, para el nivel medio consiguió una beca en uno de los colegios más caros de la ciudad, luego consiguió otra beca para estudiar en un college en un país situado dos países al sur del nuestro.  

Mi hijo menor entró muy joven a estudiar.  Su madre quería 'hacer algo más', avanzó muy bien -o al menos aceptablemente- hasta la mitad de su ciclo básico.  Luego perdió un año.  Hubo -como cada asunto que me tocó que tratar con su madre- un gran conflicto para la continuación de su nivel básico y luego del bachillerato.  Este año debería de graduarse y quién sabe qué elegirá estudiar el otro año que le toca entrar a la universidad.

Traté de no influir en mis hijos -o de presionarlos más bien- al elegir una carrera universitaria.  Mi hija intentó un año estudiar en la facultad de la cual me gradué.  Al final lo rechazó y ahora se decanta por una carrera en letras.  Mi hija segunda, hasta hace un par de años estaba convencida de estudiar una carrera técnica/científica.  Ahora anda aplicando a varias universidades estadounidenses para estudiar artes.  Mi hijo dice que quiere estudiar algo de tecnología pero temo que, al igual que su hermana mayor, lo haga porque yo no valoro las carreras humanísticas.

Mi hermano menor (por cuatro años) vive ahora en uno de los departamento más fríos del país.  Hace un par de años fuí a verlo -luego de una ausencia de más de doce años-.  Tiene tres hijos y posee un taller de soldadura (como mi hermano mayor).  Mi hermano mayor se mantiene soltero, se dedica a su trabajo y a su iglesia y está convencido de que no hay mujer que lo aguante, ha adoptado la soledad.  Creo que tampoco va muy descaminado en su concepción, como que hay algo en nuestro ADN que nos predispone a la introspección y poca paciencia con otras personas.

Mi padre murió un mes antes de que yo naciera -muchas veces uso esto como excusa para mi fracaso como padre, pareja, profesional, amigo-. A lo lejos -estaría por cumplir dos años- recuerdo cuando mi papá -lo quiero como a mi padre biológico- empezaba a llegar a la casa donde vivíamos con mi abuelo, mi madre y mi hermano mayor.  Mi abuelo murió cuando estaba en tercero primaria.  Es -creo- por la unica persona fallecida que he llorado.  Creo que me afectó más ver el sufrimiento de mi mamá y mis tías que su muerte.  No creo que vuelva a llorar por la muerte de alguien más.

Cuando aún no me había unido a la madre de mis hijos, aunque ya salíamos, traté de ayudar a que mi hermana menor (por seis años) estudiara en la Universidad.  No nos soportamos, luego de unos meses se largó a la casa de sus abuelos paternos. Luego retornó a la casa de mis papás.  Fue durante muchos años maestra de inglés, tuvo un hijo con un alumno y ahora viven -el joven tendrá ya 12 años- en un departamento entre mis padres y mi hermano menor.

En mi época universitaria viví unos meses con la familia de un primo de mi mamá, unos meses con la familia de una hermana de mi papá -no nos llevábamos con mis primos y ahora nos tratamos como hermanos- y finalicé el año con otro hermano de mi papá.  Los siguientes cuatro años los viví solo en una pequeña habitación.  Los últimos dos años los trabajé como profesor de Computación.

He tenido más de diez trabajos, en manufactura, calidad, servicios, bancos y últimamente en tecnología.  Nunca había durado más de cuatro años en un mismo lugar, hasta ahora. En mi actual empleo llevo casi cinco años y medio.  Todo un record para mí mismo.  A partir de mi estadía en el imperio del norte empecé a valorar el trabajo voluntario.  Allí asistí a grupos de intercambio de idiomas en la biblioteca y a una non profit que reciclaba tecnología.  Aquí estuve -hasta que me echaron- visitando asiduamente hospitales, asilos y orfanatos con el grupo más grande de risoterapia del país.

Como todo lo que inicia termina sin remedio ahora he estado casi un año buscando dónde más puedo hacer trabajo voluntario.  El año pasado ayudé a un amigo a armar paquetes de útiles escolares para niños de comunidades rurales -me llevé a mi hijo en una ocasión-, en diciembre fui con otra amiga a celebrar la navidad con los niños de un orfanato -también me llevé a mi hijo- y con Rb (acabamos de cumplir también cinco años de relación) fuimos un par de veces a visitar el Hogar Ronald McDonalds con otro grupo más pequeño de risoterapia.  Hacer semanalmente trabajo voluntario me dió perspectiva durante más de ocho años.

Desde joven he tenido dificultades relacionándome con las personas, cuando estaba en el imperio del norte me enteré del Síndrome de Asperger y resonó bastante.  Tengo un amigo -nos hablamos cada varios años- de la niñez, un par de compañeros -nos hablamos cada varios meses- de la universidad y ninguno -casi- de los trabajos que he tenido.  En la primaria me ilusioné con una compañera pecosa a la que nunca me atreví a declararle mis sentimientos, eramos compañeros de clase y nuestra relación fue nomás escolar.  Creo que me hubiera podido acusar de stalker también.

En la universidad me dediqué a estudiar -y trabajar-, también asistí algún tiempo a la iglesia con la familia de mi tía.  En mi segundo o tercer año conocí a la madre de mis hijos, lógicamente no nos llevamos bien, la volvía encontrar cuando ya había terminado mi asistencia a clases y estaba en mi primer trabajo como profesional, y bueno, pasó lo que tenía que pasar.  Convivimos casi 12 años, creo.  Y ahora llevamos más de 10 años separados, jamás logramos comunicarnos abiertamente.  Pero era una relación intensa, recuerdo vívidamente una mañana -ya cerca del final- cuando antes de ir a trabajar empezamos a discutir y terminamos teniendo relaciones.

Nací  y crecí en un hogar protestante, aunque mi familia paterna era católica y me bautizaron.  Curiosamente a mí me tocó el nombre de mi papá, y no a mi hermano mayor.  Lo cual odiaba pues mis abuelos tenían en un altar –figurativamente- a mi papá pues había sido su hijo mayor y había muerto tan joven –creo que tenía 26-.  De niño me daban la lata con lo de ‘tu papá era así’, ‘a tu papá todo el mundo lo quería’, ‘para su funeral vino tanta gente que no cabía en el amplio patio de la casa’.  En fin.

Un poco antes de la ruptura familiar empecé a cuestionarme la existencia de Dios.  Sí, sé que ser ateo no es signo de inteligencia –o ser creyente es signo de idiotez-, de hecho me siento más agnóstico, o sea, no sé si hay o no hay y no creo que deba convencer a alguien de uno otro hecho.  Cuando estaba en el imperio del norte visité alguna iglesia bautista negra –los coros son muy buenos, también una iglesia menonita y una sinagoga.  Mis mejores amigos de allí son judíos.  

Los últimos seis o siete meses allí asistí a un templo Zen.  Budismo Zen Soto.  Parte del nombre de este blog.  El abad y su esposa eran norteamericanos.  Él había escrito un libro sobre la americanización del budismo Zen, ella había creado un programa para una especie de escuela dominical budista.  Asistí a un par de entrevistas privadas con ambos.  Asistí a un par de retiros de fin de semana.  Por la vuelta a mi país no pude tomar los preceptos, lo que me hubiera convertido en un practicante.  

Hace cinco o seis años me enteré –por Facebook, por supuesto- de la muerte del abad.  Hace unas dos o tres semanas me enteré que la abadesa se retiraría y ocupará el lugar de abad un residente que empezaba a dar las primeras conferencias cuando yo asistí al templo.  Me llama la atención que el Zen no tiene mucha cosmología, me gustan también los rituales de sus servicios.

Hace ocho años o así obtuve el primer lugar de la primera edición de un certamen de relatos breves –menos de 100 palabras- en la ciudad.  Hace tres o cuatro años empecé a ayudarle a Rb a revisar los libros que estaba escribiendo para una editorial cristiana.  Luego la ayudé en la redacción de varios libros y al final escribí un par –sobre matemáticas, por supuesto- para los últimos años de educación primaria.

Ha sido un viaje. Y seguro vamos ya en cuenta regresiva.  A ver hasta cuando aguanta el cuerpo.

jueves, 24 de enero de 2019

Impermanencia (nothing lasts forever)...

Que nada es para siempre es tan obvio que por la misma razón lo olvidamos fácilmente.  El año pasado estuve casi seis meses buscando trabajo porque me habían despedido (despidieron como a 300 personas)... al final ya no me despidieron.  Ahora llevo casi cuatro meses de trabajar desde casa, acudiendo a la oficina sólamente una vez cada dos o tres semanas, y aunque sabía que eso se iba a terminar, no creí que fuera a cambiar de forma tan abrupta.

Ayer por la tarde me escribió la compañerita a la que tampoco despidieron de mi área, me envió un correo en donde se indicaba que teníamos que desocupar la oficina entre hoy y mañana pues va a haber una remodelación total del área y todos se van a su casa durante cuatro o cinco semanas.  Hasta allí todo bien, nada cambia para nosotros, el inconveniente es lo que viene después, se supone que ya no habrá más trabajo remoto.  Ni siquiera uno o dos días a la semana como estuve trabajando durante un buen tiempo.

Al menos será dentro de 1 mes o así, y al menos no se trata de un despido.  La verdad es que los últimos tres o cuatro meses del año pasado estuvieron bastante tranquilos, desde Octubre he estado trabajando casi exclusivamente de forma remota, lo cual tiene -como todo- sus ventaja y desventajas. Algunas de las ventajas son la comodidad de trabajar en pijama, nada de transporte y libertad de movimiento, entre las desventajas está la falta de actividad -aunque con Rb hemos estado haciendo aeróbicos últimamente-, la dificultad de realizar trámites (debo enviarle un libro a mi hermana y lo haré hasta el sábado), y que a veces la rutina es cansada.

Nos enviaron una hoja para inventariar el equipo a sacar.  La verdad es que lo único que he sacado siempre ha sido mi portátil.  En la oficina trabajo con dos monitores extras y aunque había oído a varios compañeros quejarse de la incomodidad de no tener monitores extras en casa a mí no me llamaba la atención traer otro.  Hoy me dirigí a la oficina con la intención de retirar los papeles personales de mi archivo y dejar la hoja de inventario con los detalles de la portátil.  Cuando se lo propuse al encargado de área me indicó que el equipo que quedara en el piso ya no podría ser recuperado pues van a hacer un rediseño total y quién sabe a quién le asignarán el equipo no retirado.

Total que me tocó que empacar incluso el teléfono (con headset), teclado, ratón y los dos monitores.  Como iba a ser un poco incómodo traerlo por transporte público llamé a Rb para que fuera por mí.  Llegó como a las 10 y un poco antes de las 11 estaba ya instalando mi portátil y un monitor extra en el espacio que uso para trabajar en casa.  Hasta nuevo aviso.

Después de leer The Hate U Give leí Speak of Me as I am, luego busqué en GoodReads los libros más populares el año pasado.  Allí caí en la cuenta que he estado leyendo casi solo Young Adult libros.  Bajé un libro de Ciencia Ficción (The Forever War) pero quería leer algo  un poco más interesante.  Este sábado fuimos por fín a la biblioteca de la universidad con mi hijo, encontré un libro de ensayos psicoanalíticos (El amor en los tiempos de la soledad) muy interesante, también avancé un poco en el libro de hábitos que empecé el año pasado.  En mi teléfono empecé a leer The Mars Room que es un libro sobre prisiones femeninas.

El año pasado leí en la biblioteca Siete Años, la narrativa alemana es rara.  El autor hace decir al protagonista (un arquitecto con un matrimonio bastante disfuncional) que no lee ficción, pero que se acuerda que cuando era joven y terminaba una novela usualmente tenía la sensación de ver la vida un poco más clara.  Eso me parecio muy interesante.  Es como me siento algunos días.  En dos semanas cumplo cuarenta y seis años y sigo sin encontrar un trabajo  (o carrera) estable, sin ninguna propiedad o adquisición memorable y sin expectativa de que eso cambie.  

lunes, 7 de enero de 2019

Ending 2018… (it’s 2019 already?)

A mediados de noviembre le propuse a mi hijo menor que se fuera conmigo en Mayo a la graduación de su hermana, en el tercer país al sur del nuestro.  A finales de ese mes me reuní con mi hija mayor, muy cerca de su cumpleaños número 20.  Mi hijo aceptó acompañarme y fui con el abogado de costumbre por una carta notarial para que la madre de mis hijos autorizara el trámite del pasaporte.  También empecé los trámites para renovar mi visa del imperio (aunque como la anterior se venció hace más de tres años, era prácticamente solicitar una nueva, no una renovación).

A principios de mes acudí a la embajada del imperio y me denegaron la visa.  Según la oficial del consulado porque hay muy pocas garantías para mi retorno al país.  En fin, yo nomás quería visitar a mis amigos que no he visto en una década, pero a veces las cosas no salen como uno espera, probaré nuevamente al final de este año o al inicio del próximo, esta vez para asistir al retiro de toma de preceptos en mi antiguo templo.

El trámite del pasaporte de mi hijo también fue un calvario.  Fui un lunes a mediodía por el número que entregan ahora en el cual le asignan una hora para llegar en una fecha específica (al día siguiente).  Llegamos con mi hijo el martes a la hora indicada (medio día) y se tardaron hora y media en atendernos e indicarnos que la carta no era aceptable porque no había forma de comunicarse con la mamá de mis hijos (no hay teléfono en su casa y supuestamente le robaron el celular hace un par de meses).  Me molesté bastante y terminé casi gritándole a la burócrata.  Nos retiramos del lugar y con mi hijo quedamos en acudir la semana siguiente y que él dejara su celular en casa.

La siguiente semana (la tercera de diciembre) acudí también el lunes al mediodía por el número, y en esta ocasión el empleado que estaba atendiendo no entendió bien para quien era el pasaporte y durante un momento se negó a darme un número, le aclare bien el caso y me dio un número para el día siguiente a las 8 de la mañana.  Mi hijo llegó a mi trabajo a las 7:30 y llegamos un poco antes de las ocho a migración, otra vez se tardaron un montón en atendernos y terminamos con la misma burócrata quien nos indicó que la carta se veía muy bien pero que la firma de la mamá del menor no coincidía con la copia del documento de identificación.  

Esta vez iba más tranquilo y le pedí que lo reconsiderara, me pidió que le sacara una ampliación al documento y que retornara. Fuimos con mi hijo a un café internet e íbamos a imprimir una ampliación de la copia del documento pero al verlo bien en la computadora, coincidimos ambos en que la firma estaba diferente.  Quedamos en volver la siguiente semana.  Esa fue la semana antes de Navidad.  Le pedí a mi hijo que le propusiera a su madre que realizara ella el trámite y yo le firmaba el documento de autorización pero no aceptó.  El día de Navidad acudimos nuevamente con el abogado quien nos proveyó otra carta de autorización, mi hijo se la llevó y acordamos que lo llamaría al día siguiente luego de obtener un nuevo número.

El miércoles acudimos nuevamente a las 8 de la mañana, terminamos en la misma ventanilla pero esta vez no estaba la burócrata de costumbre, estaba un joven quien había declinado atendernos la primera vez que llegamos porque, según él, no iba a dar tiempo para que hiciéramos el trámite completo en la media hora que quedaba de su turno.  El joven empezó a revisar la carta de autorización pero recibió una llamada en su celular y se retiró a atenderla, dejando en su lugar a una señora que resultó ser un regalo de la providencia.  Además de ser abogada (pues firmaba incluyendo su número de colegiación), que dudo que los otros dos burócratas lo fueran, dio muestras de bastante sentido común y cortesía.

Autorizó la carta y toda la papelería y procedimos a realizar el trámite, el último paso era que autorizara la impresión del documento, en la estación de toma de fotografía también nos habíamos encontrado con una burócrata amable (increíble pero sí hay), lastimosamente la señora había ingresado mal mi nombre en el registro electrónico y la abogada rechazó nuestra papelería, pero, esto nomás nos retardó un poco teniendo que pasar nuevamente por una fotografía y la corrección de la información.  Retornamos con la abogada quien autorizó la impresión del pasaporte y 10 minutos después (casi 3 horas después de llegar) salimos con el pasaporte de mi hijo.  Estamos listos para Mayo.

Había planeado ofrecerle a mi hija mayor que nos acompañara.  Ya tiene más de un año viviendo sola y creo que está empezando a estudiar periodismo en la Universidad, en nuestro almuerzo de noviembre nos pusimos un poco al día y vi que, como una típica adolescente, malgasta la mayor parte del dinero que obtiene de su trabajo.  La verdad es que evité sermonearla porque al final es mayor de edad, vive sola y trabaja, no dependiendo de nadie.  Hace un par de días le escribí invitándola a que nos acompañara y aceptó, la verdad me alegra la expectativa de compartir unos días los cuatro en otro país.  Incluso le avisé a mi jefa para planificar bien mis días fuera.

La biblioteca de la Universidad la cierran todo el mes de diciembre (por lo menos no atienden los fines de semana) por lo que dejé en pausa el libro sobre hábitos que había empezado a leer en noviembre, a sugerencia de mi hijo leí Apocalipsis de Stephen King, y luego The Hate U Give, ahora estoy leyendo Speak of me as I am, también he estado leyendo un poco de Cincuenta cosas que hay que saber sobre Física.  La mayor parte de mi lectura ha sido en el Kindle o en mi celular.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Las cosas muchas veces no suceden como esperas (I wasn't fired finally)...

Se suponia que hace un par de semanas era mi último día por acá.  De hecho incluso firmé una carta indicando que si me iba antes (por haber conseguido un nuevo empleo) aún así obtendría los beneficios de un despido.  Pero, hace un mes o algo así, mi jefa me preguntó si estaría interesado en seguir algunos meses más o incluso un año.  La verdad es que durante estos seis meses estuve buscando trabajo más o menos activamente.  Apliqué (calculo que) a más de un ciento de ofertas, principalmente de páginas de empleo de mi país, también le hablé a unos cuantos contactos.  De todo este esfuerzo conseguí una oferta en firme, con menos salario, nada de prestaciones y un lugar de trabajo al otro lado de la ciudad.

La semana que tenía que retirarme me llamaron de Recursos Humanos para invitarme a continuar laborando, ya sin ninguna fecha de despedida.  Sentí que a la persona de RRHH no le agradaba mucho hacerme la propuesta pero al final, creo que ella sólo era la mensajera.  Al final del día acepté la propuesta y, al menos por el momento, continúo laborando en el mismo lugar, batiendo mi propio record de estabilidad laboral -creo que hace como 18 años tardé un poco más de cuatro años en el mismo lugar pero había renunciado a la mitad de ese tiempo-.

Hace tres semanas fuí padrino, por segunda ocasión, de una graduación universitaria.  La primera vez fue hace como tres años; mi hija segunda estaba intentando entrar a uno de los colegios más caros de la ciudad y tuve que hacer malabares para llevarla a que se evaluara y presentarme a la graduación como Licenciado de Administración de Empresas de uno de mis supervisores precisamente de ese lugar en el cual trabajé los cuatro años.  En esta ocasión estuvo un poco más sencillo pues la chica se graduaba de Licenciada en Comunicaciones y los sábados los paso ahora ya solo con mi hijo menor.  

Únicamente tuve que visitar en un par de ocasiones mi colegio profesional para obtener una constancia de profesional activo, entregarle los documentos a  mi ahijada y hacerme cargo de los gastos del atuendo protocolario (unos 12 dólares).  El día en cuestión acudí con mi hijo al mismo salón en el que me gradué hace veinte años y acompañé a la nueva licenciada, su novia y su familia más cercana en el acto (se graduaban otros 150 profesionales con el mismo título).  Nos invitaron a un almuerzo de celebración pero, aunque al inicio habíamos acordado con mi hijo acompañarlos, por la hora en la que se estaba desarrollando todo, decidimos mejor retornar a casa.

Con mi hijo completamos los ejercicios de https://sqlzoo.net/ (bueno, él ha estado escribiendo casi todo el código) y ahora hemos estado practicando otro poco de queries en https://selectstarsql.com/, despues de esto creo que retornaremos a Python, con un curso online que encontré recientemente; aún no me decido si seguiremos explorando Data Science o nos tiraremos a escribir un poco de desarrollo web.

A finales del mes pasado me comuniqué (después de casi un año) con mi hija mayor.  La invité a almorzar aprovechando que su cumpleaños se acercaba.  La verdad es que su cumpleaños es este mes, la verdad es que no es la primera vez que me confundo adelantando la fecha de cumpleaños de mis hijos (o de cualquier otra persona).  Siempre he tenido dificultades con las cuestiones ordinales, especialmente los pares.  Se supone que almorzaremos el otro viernes.  La verdad es que he estado trabajando casi tres meses casi exclusivamente en casa de Rb.  He venido a la oficina (como hoy y espero el otro viernes) únicamente cuando me toca firmar mi boleta de pago o cambiar la contraseña de acceso a la red en la que trabajo, o invitar a almorzar a mi hija mayor.

Hace un par de días me llamaron de la última (espero) empresa a la que apliqué durante este período.  Hace una semana o así me habían llamado de la penúltima.  A la penúltima le indiqué que iría a la entrevista a iniciar proceso, aunque ya había confirmado que continuaría acá, la verdad es que no me llamaba la atención.  A la última le agradecí el contacto pero le indiqué que continuaba en el mismo trabajo por haberse extendido el contrato.  En esta última empresa me refirió el último compañero que se retiró de acá.  También trabaja allí la primera compañera que se empleó luego de la depedida en Junio. El empleo se oía interesante, con mucha tecnología actual y condiciones un poco más favorables que acá pero prefiero seguir ayudando en donde me desempeño actualmente.

Hace tres semanas o así le escribí a mi mejor amiga en la ciudad estadounidense en la que viví hace 10 años.  Le pedí una carta de invitación para presentarla en la embajada.  Mi visa se venció hace como siete años y, la verdad, había evitado viajar durante todo este tiempo para evitar separaciones con mis hijos.  Pero, mi hija segunda se fue hace año y medio a otro país, mi hija mayor está viviendo sola hace casi un año y este tiempo buscando trabajo encontré un par de oportunidades en las cuales contar con una visa mejoraba un poco las probabilidades.  Al inicio del próximo mes debo ir a la embajada a una entrevista consular, espero que todo vaya sobre ruedas. Espero visitar a mis amigos el próximo año, o el siguiente.

El sábado pasado estaba con mi hijo en la presentación de unos cortometrajes latinoamericanos en el Centro Cultural de España de la ciudad; la mayoría eran animaciones y estaban muy bien hechas.  Los temas eran relativos al contexto de cada país, Chile, Colombia, Paraguay... cuando estábamos viendo el de Argentina (una chica que soñaba que una gárgola se la llevaba volando) recibí una llamada y tuve que salirme de la sala de proyección.  Al principio no reconocí quien llamaba y tuvo que darme varias referencias para ubicarlo.  Era un antiguo compañero de mi grupo de voluntarios.  Había publicado en Facebook que necesitaba un profesional activo de mi ramo y Rb me había etiquetado en la publicación, me comentó sobre la situación y volví a entrar a la sala de proyección.

Un poco después me llamaron nuevamente, en esta ocasión el jefe de mi amigo.  Al final lo que necesitaban era un informe que solo podemos autorizar los profesionales de mi área.  Conversé con esta persona y acepté ayudarlo con su requerimiento.  Volví a la sala y terminamos de ver los cortos con mi hijo, el último era sobre la selva Brasileña.  Después de este evento nos dirigimos a la biblioteca de la universidad.  Mi hijo continúa leyendo a Asimov y Stephen King, yo avanzo poco a poco con El largo camino a la libertad, de Mandela.  Después de la biblioteca fuirmos a almorzar a Taco Bell y luego retornamos a mi habitación, donde además de escribir sql, continuamos viendo la séptima temporada de The Big Bang Theory y terminamos de ver Appleseed Alpha.

El domingo temprano fuimos con Rb al lugar en el cual debía preparar el informe.  Invertimos un par de horas en examinar las instalaciones, realizar la medidas necesarias, documentar los hallazgos y luego retornamos a su casa, por la tarde/noche estuve escribiendo el informe y al mediodía del lunes le indiqué al jefe de mi amigo que podía enviar a su mensajero a buscarlo.  La verdad es que la sincronicidad de algunas cosas es muy interesante.  Este informe debe ir sellado y firmado.  Nunca compré un sello porque no era obligatorio en el momento en que me colegié profesionalmente y nunca lo necesité.  El día de la graduación de mi ahijada, antes de despedirnos le entregué mi regalo: una pluma.  Ella también me tenía un regalo (aunque, para ser sinceros, el dinero que le entregué para el alquiler del atuendo protocolario era más del monto necesario), un sello profesional.  

Así que, sigo trabajando donde mismo; entregué, por primera vez, un informe firmado y sellado como profesional y planeo renovar mi visa.  También le propuse a mi hijo menor que me acompañe el otro año a la graduación de su hermana.  Creo que será una buena experiencia para él todo el protocolo aeroportuario.  A ver cómo sigue todo.





lunes, 3 de septiembre de 2018

A bordo del Pequod...-or how to get a new job when you are 45 yo-

La búsqueda de trabajo siempre es un rollo.  Revisando mis últimos posts me doy cuenta que en mi 'Planificación Estratégica' tenía como visión estar trabajando en otro lugar el 1 de septiembre.  Hoy es 3 y sigo aquí. Cuando formulé esa visión tenía como último día de labores el 1 de Junio, ahora es el 26 de Octubre.  Estoy tratando que el inicio de un nuevo empleo sea antes de esa fecha.  Igual, ahora sé un poco más de Illustrator y FreeHand, gracias a las enseñanzas de la amiga de Rb.  Aún no he cobrado nada de lo que he hecho para la editorial en estos cuatro meses, que al final es como la mitad de lo que gano acá mensualmente. 

De los cinco o seis procesos que he iniciado he llegado a completar uno y en dos aún estoy en progreso.  Del laboratorio al cual fui a mi primera entrevista no me llamaron más, en el banco se cumplió mi expectativa de no pasar de la evaluación técnica. Luego apliqué en una empresa local de software.  La función era la misma, la evaluación fue un poco fácil y luego tuve una entrevista en inglés por medio de Skype.  Al final recibí una oferta con un salario un poco menor que el que percibo actualmente pero en una localidad super alejada de mi hogar.  Me habría tomado como dos horas diarias para llegar a la oficina.  Agradecí la oferta y la decliné.  Si me hubiera encontrado ya desempleado sin duda la habría aceptado, la ventaja de estar aún laborando.

También apliqué a otra empresa de software de un país sudamericano.  Me evaluaron online y luego tuve una entrevista en inglés con una brasileña.  No me volvieron a contactar por varias semanas pero la semana pasada me escribieron para verificar si estaba disponible para una relocalización hacia sudamerica.  Quedé pendiente con ellos.  

Por último apliqué en una transnacional que tiene varias oficinas en nuestra región.  La evaluación estuvo un poco complicada y pasó el tiempo en el que se suponía debía continuar con el proceso. Luego me llamaron para una entrevista en su oficina y la semana pasada acudí a la misma.  La posición se ve atractiva aunque, al parecer, tendría que viajar frecuentemente.  El mismo día me entrevistó la jefa de quien sería mi jefa y una señora de Personal.  Se supone que únicamente queda el veredicto para ver si me ofrecen una de las posiciones abiertas.  La ventaja de este lugar es que podría irme caminando todos los días pues queda a un par de kilómetros de mi casa.

Hace como un mes también me llamó una Headhunter local.  Me comentó de un par de posiciones que tenía disponibles y me solicitó mi Curriculum y una buena cantidad de información.  No volví a saber de ellos hasta la semana pasada.  El día viernes me entrevisté con una persona de acá -la mitad en español y la mitad en inglés- para una posición interesante en la cual ganaría como el 75% más de lo que gano actualmente.  Es una oportunidad con muy pocas probabilidades pero creo que debo seguir intentándolo. Es lo que hay.

Mi hija segunda se fue a mediados de mes a completar sus dos años de Junior College.  Desde ese día empecé a buscar un nuevo lugar donde vivir pues el lugar en el que estaba era muy grande para mí solo (igual paso únicamente dos o tres noches por semana allí).  La mayor parte de lugares que encontré en el mismo sector se veían muy precarios.  Afortunadamente una semana antes de que se venciera el mes encontré una habitación en una casa bastante grande a cinco calles de donde estuve viviendo durante el último año.  El precio es la mitad de lo que estaba pagando e incluye agua y luz.

La nueva habitación es en un tercer nivel y mi habitación es la número quince, en otras habitaciones (un poco más grandes) viven parejas e incluso pequeñas familias.  La casa es tan grande que incluso tiene una tienda interior.  El sábado pasado mi hijo me ayudó a realizar tres viajes en el auto de Rb para trasladar las cosas que conservaré.  Al día siguiente con Rb movimos una cama y un par de bultos que estaré almacenando temporalmente en su casa.  Una de las desventajas de este lugar es que el calor se condensa bastante en el interior y debo tratar con los vecinos, lo cual nunca ha sido mi fuerte.  De hecho el martes pasado que estuve armando mi cama y ordenando un poco mis posesiones, subió el vecino de abajo a pedirme que me calmara pues estaba armando mucho relajo. En fin.

Con mi hijo hemos dejado en pausa Python.  Habíamos estado viendo un poco de data science durante la primera parte del año pero cuando vino su hermana a vacacionar lo abandonamos.  Ahora hemos etado viendo un poco de Transact-SQL.  La semana pasada asistí a la noche cultural de su colegio en la cual presentaron una obra de teatro en la que participaron todos los alumnos.  Mi hijo representaba al portero de un equipo de futbol.  Al día siguiente pasé por primera vez a su colegio y pagué la totalidad del siguiente año.  

Por los cambios que hubo en el voluntariado no he estado visitando la mayor parte del año.  Hace unos meses contacté a un conocido de un hospital pero no logramos concretar nada.  La semana pasada me anoté en otro grupo de voluntarios, espero empezar a visitar nuevamente pronto.  En el pasado me había propuesto no cambiar de voluntariado pero a veces no hay opción. En fin, esto es parte de lo que me mantiene en paz.

miércoles, 11 de julio de 2018

Otro poco más de tiempo...

A pesar de que habían anunciado que ya no podríamos trabajar remotamente, la medida fue suspendida, al menos temporalmente.  Eso pasó hace como un mes.  A estas alturas iría alrededor de la mitad del período que nos extendieron a mi compañerita y a mí para apoyar al nuevo personal del subcontinente asiático.

Una de las condiciones de mi compañera para continuar fue que se respetara la programación de sus vacaciones.  Se suponía que se iba a un país del sur a principios de este mes.  Se suponía que lo tenía programado desde hace unos meses y ya tenía las reservaciones, vuelos y planes.

A mediados de esa semana (hace aproximadamente 10 días) mi jefa del norte me convocó a una reunión -estaba trabajando ese día en la casa de RB- y me preguntó si estaría interesado en quedarme otros tres meses adicionales.  La verdad es que por el momento andan en el mercado más de 150 Ingenieros buscando trabajo, y eso nomás de las personas que fueron cesadas en mi empresa.  La verdad es que me mostré entusiasmado con la oportunidad.

Pero esta sí creo que es la vencida pues incluso firmé una carta de entendimiento, aceptando que mi último día laboral acá será el último viernes de octubre.  En el documento también se me dá la opción de retirarme antes si es de mutuo acuerdo obteniendo los mismos beneficios que hubiera obtenido si me hubieran cesado a principios de junio.  Y también creo que es la vencida porque esta semana me pagaron el bono que nos habían ofrecido para permanecer hasta haber capacitado al nuevo personal.  En fin.

No he buscado más trabajo por estos días.  Estoy planeando empezar a buscar activamente a partir del mes de septiembre.  Tampoco he continuado mi aprendizaje de Data Science/Python/Java.  La verdad es que no sé si seguiré en la misma área de TI o retornaré al área de QA en general.  Por otro lado, a partir del mes pasado empecé a asistir algunas noches a la casa de la editora para trabajar en la elaboración de libros.

La tarea es interesante y completamente del lado del Diseño Gráfico.  He ido dos o tres veces y he aprendido a manipular imágenes en PhotoShop, crear y editar documentos en InDesign y la composición en general de los libros.  Con Rb completamos un libro cada uno.  Ahora toca más edición de imágenes pero la semana pasada no pude acudir pues andaba con síntomas de la gripe y el esposo de la editora tiene una salud muy precaria.

Esta semana me enteré de que a mi compañerita ya no le ofrecieron la oportunidad que me ofrecieron a mí.  Al final como que seré el último en retirarme (al menos de este grupo).  Rb se fué hace dos sábados a Medellín, a un congreso del grupo juvenil con el que trabaja en su iglesia.  Estuvo en Colombia durane 10 días.  Aprovechando que tampoco tenía trabajo con la editorial -y que mi trabajo como voluntario está en pausa- nos fuimos con mi hija segunda a visitar a mis papás en el puerto.  

Ya tenía más de un año de no visitarlos -aunque mi papá vino por estas fechas a la graduación de mi hija segunda el año pasado-.  Como no me gusta manejar preferí dejar el auto de Rb estacionado en mi casa y utilizamos bus.  El día estuvo tranquilo, con una larga caminata por la playa (bajo ese sol tropical), el tradicional almuerzo afuera y al final vimos uno de los partidos del mundial.  Retornamos un poco antes del anochecer.

A Rb tenía que ir a traerla al aeropuerto el lunes de esta semana por lo que tenía un segundo domingo libre -aún sin trabajo de la editorial-, este domingo lo aproveché para visitar al hermano menor de mi papá.  Tenía más de quince años de no visitar a esta familia, con la que fuí más o menos unido en mis días de universidad.  El domingo me levanté super tarde y tomé el bus a Antigua Guatemala, de allí tomé otro bus a Ciudad Vieja y pasé una jornada bastante tranquila con mi tío, su esposa, sus cuatro hijos y el esposo de la hija mayor.  Los tres hijos menores de mi tío tienen la misma edad que mis tres hijos.

Mi hija segunda retornará dentro de un mes al país en el que está estudiando. Luego planea viajar al imperio del norte para continuar con su formación universitaria, aunque, contrario a mis deseos, en el área artística y no en el área científica.  Mi hijo menor ha estado llegando más a mi casa durante las tardes pues su mamá está tomando algunos cursos en la Universidad.  Con Rb cumpliremos cinco años de relación en tres o cuatro meses.  Creo que me moveré a un lugar más pequeño cuando mi hija se vaya del país.  Y también, debo conseguir otro trabajo. A ver cómo va eso.