jueves, 27 de mayo de 2010

El oficio de Escribir...

Los jueves cada quince días se reune un club de lectura en la biblioteca de la USAC, un grupo se reune por la mañana y otro por la tarde. Como mis horarios han estado cambiando contínuamente entre la tarde, noche y madrugada he podido asistir a la reunión de la mañana en tres o cuatro ocasiones en los últimos meses.

Lo dirige un Doctor en Letras que ha publicado unos cuantos libros de poemas y cuentos. La mecánica es simple, al menos por la mañana. Llegamos los participantes alrededor de las 11:30 y alrededor de las 11:45 da inicio la actividad. Se reparten entre los asistentes copias de cuentos o extractos. El moderador dá una pequeña reseña sobre el autor a leer y luego inicia a leer el material, dándo luego la oportunidad para que asistentes voluntarios continúen con varios párrafos o páginas, hasta el final de uno de los cuentos o extractos.

Luego se comenta lo leído aceptándose cualquier comentario, tanto sobre el escritor, su estilo, su género literario o incluso sobre el contenido o interpretación de lo leído. La reunión es bastante amena, hay café y galletas disponibles y en general es una hora y media muy bien aprovechada.

Este día leímos un par de cuentos de un autor nacional. Me llamó la atención que este escritor es Ingeniero Civil, de edad bastante avanzada, me parece que nació al final de la década del 40. El escritor estuvo en la reunión de incógnito y fué hasta los comentarios del segundo cuento cuando el moderador lo presentó y pudimos realizar un par de preguntas. Por mi parte me llamó la atención que su formación para escribir -según él- fué completamente autodidacta. Que estudió Ingeniería porque 'hay que comer' y luego de retirarse se dedicó a escribir. Iba acompañado de su hija con la que al final de la reunión pusieron a disposición del público los cuatro o cinco libros que ha publicado. El precio estaba bastante accesible por lo que -contrario a mis costumbres- adquirí un ejemplar de su primera novela.

De camino a mi casa pensaba en que desde hace tiempo he querido escribir 'en serio', pero que quizá me suceda lo mismo que al escritor de marras, quizá sea el colofón de mi vida.

Veremos.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Aprender, enseñar... damn maths...

No se cual es realmente el tema adecuado. Talvez debería únicamente apegarme a los hechos. Esta semana me tocaba trabajar de 10 pm a 6 am, por cuestiones de atención a clientes justo del otro lado de la esfera. Al final corrieron ese horario para la otra semana pero, decidí quedarme velando de lunes a martes en mi oficina, pues debo familiarizarme más con un par de funcionalidades de nuestro programa. El lunes en la noche llamé a mis peques para saludar y ver como había principiado su semana, mi chica mayor me contó que el martes sus dos hermanitos participaban en una coreografía por grados y que se aceptaba que llegaran los papás. Me quedé el martes hasta las 7:00 AM en mi trabajo y luego fuí al colegio a verlos bailar. Por venir con el tiempo contado ni siquiera pasé por mi cámara a mi lugar. Me fuí directo al colegio y llegué justo a tiempo para ver el acto de mi chico más pequeño y luego el de mi segunda hija. Me quedé un rato con ellos y les dí un poco de dinero suelto, que casi no acostumbro. Cuando me iba a retirar mi chico más pequeño tuvo un connato de llanto, pues me dijo que creía que los papás podían retirarse con sus hijos y que además, le tocaba matemáticas y le estaba costando resolver unas divisiones. Me quedé un rato en el patio de la escuela explicándole que no podía retirarlo porque no tenía llaves de su casa y que tenía que terminar su jornada en el colegio luego, más tranquilo, volvió a su salón. Yo me vine a dormir lo que pudiera y traía los ojos humedecidos.

Hoy le tocaba el turno a mi hija mayor, como anoche si dormí en mi lugar hoy llegué con un poco más de tiempo al cole y armado de mi cámara. El acto de hoy estuvo un poco más corto que el del día anterior y compartí un poco de tiempo cono mi chica mayor, también le dejé un poco más de dinero suelto. Luego fuí al salón de mi hija segunda y me despedí de ella, dándole otro poco de dinero. Luego fuí en busca de mi hijo, quien para esa hora ya estaba en su hora de receso. Lo fuí a buscar al patio y su maestra me indicó en donde se encontraba: En las gradas de la cancha de Basketbol, junto con todos sus compañeros estaban resolviendo algunas operaciones que no habían podido terminar en su hoarrio de clases. Mi chico estaba bastante frustrado tratando de resolver una división de un número de cinco cifras dentro de otro de dos. Se había quedado con la tercera cifra. Revisé la situación y le fuí explicando paso a paso como debía realizarla, lográndolo sin mucha dificultad. Sus compañeros observaban mientras comprobaba el resultado de la operación. Le propuse que continuaramos con la siguiente pero sonó la campana anunciando el final del recreo. Le prometí a mi chico que este domingo practicaríamos más.

Luego del colegio me dirigí a la biblioteca de la Universidad. En el camino me recordé de mi propio caso con la división. Tendría nueve años quizá -mi chico acaba de cumplir 8- cuando una tía llegó a vivir una temporada a mi casa. Varios hermanos de mi papá estuvieron viviendo en varias temporadas en mi casa mientras ibamos creciendo con mis hermanos. Esta tía en cuestión era maestra, aunque nunca había ejercido su profesión hasta ese momento. Sin embargo, tenía toda mi admiración, pues para mí un maestro lo sabía todo. Además, en otra ocasión -post posterior con este cuento- me había demostrado una comprensión que en esa época me sonó a chino. Me recuerdo a mí mismo una noche, sentado en el patio de mi casa luchando con una división que no se dejaba resolver. Mi tía andaba por allí ocupándose de sus quehaceres y yo iba y venía consultándole mis dudas al tratar de resolver la división. Al final -al igual que en el caso de hoy- estaba escribiendo en el resultado una cifra que era múltiplo del dividendo, pero no su máximo divisor. Mi tía me mostró el error y yo finalicé con éxito la operación. Al igual que mi chico hoy.

Me sentí bastante responsable hoy de los resultados de mis hijos, siendo yo ingeniero creo que me ha faltado inculcarles más el amor por los números. Algo he de poder hacer.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Quien eres?

En 'Tus Zonas Erroneas' -lo lei en mi primer año de universidad, creo- encontre el siguiente poema:

-¿Qué es él?
-Un hombre, por supuesto.
-Sí, pero ¿qué hace?
-Vive y es un hombre.
-¡Oh, por supuesto! Pero debe trabajar. Tiene que tener una ocupación de alguna especie.
-¿ Por qué?
-Porque obviamente no pertenece a las clases acomodadas.
-No lo sé. Pero tiene mucho tiempo. Y hace unas sillas muy bonitas.
-¡Ahí está entonces! Es ebanista.
- No, no!
-En todo caso, carpintero y ensamblador.
-No, en absoluto.
-Pero si tú lo dijiste.
-¿ Qué dije yo ?
-Que hacía sillas y que era carpintero y ebanista.
-Yo dije que hacía sillas pero no dije que fuera carpintero.
-Muy bien, entonces es un aficionado.
-¡Quizá! ¿Dirías tú que un tordo es un flautista profesional o un aficionado?
-Yo diría que es un pájaro simplemente.
-Y yo digo que es sólo un hombre.
-¡Está bien! Siempre te ha gustado hacer juegos de palabras.


Recordaba que el titulo era 'Quien es el?', pero creo que el sentido es el mismo. Nunca he sabido como contestar realmente a la pregunta quien eres, digo, sino puedo definirme por los papeles que represento en esta vida, como me defino?

En el video que acompaña este post se le realiza la misma pregunta a Simba, Quien eres? aunque al principio se niega a aceptar quien es -es muy doloroso para el aceptar que cometio algo terrible- finalmente decide hacerse responsable.

Quien soy? Hay una respuesta correcta?






Doctor Koan te escucha o Koan en America...

Hoy cumplo un año en mi actual trabajo. Me parece que es la primera vez que un jefe me dice 'Feliz Aniversario!'. Y hay jefes de jefes, el actual es bastante comprensivo, paciente y muy inteligente. El unico defectito -quiza- es que ante directrices de su jefe, actua exactamente igual a nosotros sus subordinados, o sea, la linea de mando no esta muy bien definida. Cuando me he quedado sin muchas tareas en el trabajo y lo he llamado para mas asignaciones tambien me ha deseado unicamente un buen turno. La vida no es perfecta. Hace un par de noches encontre en el messenger a una persona con la que trabaje bastante cerca hace unos cuatro o cinco años. Ahora se desempeña como Consultor de Sistemas de Calidad, funcion que mucho tiempo crei que era mi mejor carta para el futuro y para la cual me prepare concienzudamente por un par de años. Ahora el esta trabajando en la oficina de un ex compañero de facultad. Cuando me pregunto a que me estaba dedicando le conteste bromeando que estaba pensando ir a pedirle trabajo a su jefe y me comento que de hecho estaban buscando a otro Consultor. Esa noche -y ayer- intente llamar a mi ex compañero de facu, sin resultados positivos. Ya he contado por aca que la funcion que estoy desempeñando actualmente es mi sueño hecho realidad, pero que a veces los sueños es mejor que no se cumplan. No es que este en una gran necesidad de conseguir un nuevo trabajo -no al menos por el momento-, pero, no se si a mediano plazo es una buena idea continuar por aca.

Con respecto al titulo de este post. Una de mis ciber amigas argentinas me escribio ayer por el msn, hace unos meses hablabamos casi todos los dias e incluso la llame una vez utilizando skype a su celular. Luego casi no hemos vuelto a conversar. En la epoca en la que hablabamos andaba padeciendo de amores. Resultaba que su -novio? amigo con derecho? touch and go?- actual partner queria algo mas serio y ella no estaba segura de su corazon. Creo que por eso fue la declinacion de nuestra comunicacion, casi todas nuestras conversaciones derivaban hacia el mismo tema. No soy un experto en el tema y realmente no tengo tanta paciencia. Y bue... habiamos estado conversando nuevamente en la ultima semana y ayer me planteaba una pregunta, pues necesitaba la opinion masculina: Le habia puesto como condicion a su nuevo crush que le enviara un mensaje de texto un dia para verlo al dia siguiente. Al no recibir el mensaje en todo el dia le escribio y -que pase el desgraciado- la respuesta fue que estaba trabajando y cuando trabajaba no le gustaba distraerse en otras cosas. Que hacer? No se realmente porque nos complicamos la vida, mi respuesta: No verlo. Su respuesta: Pero me gusta, queria verlo, etc. Mi respuesta: Entonces miralo, y preparate para aguantarle todo. Su respuesta: Cambiemos de tema.

Mas tarde -estaba casi terminando mi turno de trabajo- una de mis compañeras de voluntariado estaba en el msn y al preguntarle la razon de su status -algo asi como 'no es dificil renunciar cuando el vaso esta vacio'- me pregunto si podia confiar en mi y abrirme su corazon: Hace un año termino con su pareja de casi dos años, ahora el esta en una nueva relacion pero la presiona para que vuelvan -estan en el mismo grupo de voluntarios- eso si, no puede cortar con su actual novia porque padece del corazon y le preocupa lo que pudiera pasarle. Mi respuesta: No tienes tu un corazon? Su respuesta: Se lo que debo hacer pero no encuentro la forma de hacerlo, el ha tenido unos detalles tan buenos conmigo. Mi respueta: Cambiemos de tema.

Y definitivamente no soy la persona indicada para estos temas. Como sentenciaba Pb: Te casaste con tu primera novia. Y casi. De adolescente tuve una amiga con la que llegamos a segunda base un dia. Y de alli hasta que a los 23 empece a salir con mi Ex con la que estuve conviviendo casi diez años -y tres peques-.

Antes de salir de mi oficina ayer, estaba conversando con uno de los programadores -quiza no el mas brillante de los seis- y me decia: Y en tu caso, me imagino que es bien dificil que volvas a conseguir pareja, por tu situacion, no creo que a tus hijos les caiga bien verte con otra persona. Y ademas, las chicas andan siempre pensando en tener familia y en tu caso ya es complicado porque vas adelantado, blah, blah, blah...

Talvez es cierto que para algunas personas lo mejor es la soledad...


martes, 4 de mayo de 2010

Amistad...

En la biblia -y que conste que no soy un fanático del libro- dice "Y amigo hay más unido que un hermano." (Biblia Reina Valera 1960).

Cada una de las tradiciones tendrá una versión más o menos similar para describir la amistad.

Lo ideal creo, sería que la amistad con tu hermano superara a la unidad de cualquier amigo, pero bueno.

No se realmente a que se debe que unos hermanos se lleven tan bien y otros tan mal. Tan mal que no es nada difícil aceptar las primeras dos líneas de este post. Cuando estaba en bachillerato recuerdo que habían dos hermanos en la misma sección del grado inmediato inferior. Se llevaban muy bien, jugaban juntos futbol, realizaban todas las actividades juntos e incluso los ví embriagarse juntos!!!

Con mi hermano mayor apenas si podíamos convivir, relacionarnos afuera de casa estaba fuera de toda discusión. Con mi hermano menor no fueron tan tirantes las coasa, pero tampoco pudimos nunca establecer una relación fuerte. El resultado, ahora mi hermano mayor vive en la casa de mis papás -aún-, yo vivo en el centro del país y mi hermano menor vive en el otro extremo del país, nos hablamos por teléfono una o dos veces al a
ño y de vernos, lo dejo a la imaginación. Mi hermana -la menor de los cuatro- también vive en la misma ciudad que mis papás, aunque no en la misma casa. La relación es más o menos la misma entre los cuatro.

Cuando era niño recuerdo haber escuchado que una de mis primas -por cierto, la familia con la que estoy reconectándome- había perdido a propósito un grado porque quería que su hermana menor fuera a la misma clase que ella. Acepté la historia tal cual, aunque cuando se la comenté -en otro tiempo- a mi ex, ella si la tomó con una gran dosis de cinismo al decir que había sido únicamente una excusa de mi prima, la mayor.

He escrito en otros post sobre los pocos amigos -cercanos- que tengo, amigos a los que puedes decirle un fin de semana, vamos al cine, o vamos a desayunar o similares. Amigos a los que puedes llamar simplemente para contarles que amaneciste sintiéndote muy mal, o incluso para llamarlos o visitarlos y contarles lo bien que te sentiste cuando el jefe de tu jefe envió un mail general felicitándote -a ti y a tu jefe- por el buen análisis que habías hecho de un problema de un cliente y la respuesta que habías enviado -lo que me sucedió exactamente ayer-.

EL HOMBRE QUE TIENE AMIGOS HA DE MOSTRARSE AMIGO, esa es la primera parte de la cita anotada al inicio. Creo que tengo aún mucho por aprender...

La canción es de Roberto Carlos...


video

Lince Lúcido Suelto / Lucid Lynx Released

Soy Linuxero o Ubuntero, dependiendo del contexto. No es mi culpa. En donde realizaba trabajo voluntario en PDX reciclabamos computadoras a partir de donaciones recibidas y les instalábamos Linux, por ser un sistema Open Source o Libre -not as in “free beer-.

Compré en ese tiempo dos portátiles, una venía con Ubuntu Dapper Drake o 6.06, los números se refieren al mes y año en que se libera la versión. Luego compré otra portátil, esta con Ubuntu Hardy Heron u 8.04.

Como no soy -como el más nuevo empleado de Meebo- un Ajax Evangelist o Pattern Curator o un Linux Zealot, me había mantenido utilizando mis máquinas tal cual, actualizando únicamente los diferentes programas conforme iba necesitando más características: Codecs para ver videos, Java para algunas animaciones y similares.

Hasta hace un par de meses que la más nueva -realmente estan bastante viejitas ambas- me empezó a dar problemas para conectarme al trabajo. Hasta ese día había dejado casi en desuso la Dell -que tenía la versión del 2006-, pero, ese mismo día le instalé la última versión: Karmic Koala o 9.10 y debo decir que la funcionalidad de la portátil mejoró bastante. He podido realizar todo lo que estaba realizando con la otra -especialmente conectarme a mi trabajo- y un poco más. Unicamente he tenido problemas con unos scripts de este blog, pues el contador de visitantes me traba el funcionamiento de flash, pero, como puedo vivir con eso, he estado utilizando esta máquina para casi todo, dandole bastante descanso a la otra.

Hasta hoy. La semana pasada liberaron Lucid Lynx o 10.04 que estoy empezando a instalar en la otra portátil. Veremos que trae de novedosa esa versión.

Una de las razones por las que muchas personas no utilizan Linux -aparte de comodidad con lo comun- es el temor de que no se siga actualizando su distribución y tenga que finalmente retornar a Windows. En el caso de Ubuntu este temor es bastante infundado dado que Ubuntu es mantenido por Canonical, una empresa dedicada exclusivamente a desarrollar y dar soporte a esta distribución. Incluso tienen el compromiso de actualizar versión cada seis meses. Cada cuanto actualiza Windows? cuanto cuesta la actualización de Windows?

Conocí personalmente al fundador/dueño de Canonical, el primer sudafricano -tiene tambien nacionalidad inglesa creo- en ir al espacio exterior. En la conferencia a la que asistí en PDX Mark Shuttleworth narró las circunstancias que lo llevaron a embarcarse en el proyecto de convertirse en uno de los primeros turistas espaciales y compartió varias fotografías del evento y expericncias en la estación internacional. Todo un personaje.

Así que a partir de hoy en mi más reciente portátil: