lunes, 7 de agosto de 2017

Llegadas, partidas...

Acabo de hablar con Rb (el messenger de FB, no less), uno de sus hermanos mayores murió (por enfermedad) esta madrugada. Hoy temprano Rb me salió a dejar a la estación del Transmetro, tenía casi ocho meses de que no dormíamos juntos, o sea, quedarnos una noche entera en la misma cama.  Desde que mi hija mayor se pasó a vivir conmigo.  Los primeros meses pernoctábamos los sábados en casa de Rb, hasta que hubo un conflicto por los perros y decidí terminar con las visitas en familia.  La excusa era (y de hecho había mucho de eso) que trabajaba en labores editoriales los sábados por la noche; pero a veces no se puede tener todo.

Rb fue a visitar a su hermana residente en México, estuvo allí como tres semanas y esos sábados si me llevé a mis hijas (bueno, en la segunda ocasión solo a mi hija mayor) a la casa de Rb pues aprovechamos para lavar mucha ropa.  En la segunda ocasión mi segunda hija se quedó a dormir en la casa de su madre.  Lo mismo ocurrió anoche, Rb me estaba conduciendo a mi casa al final de la tarde cuando me llamó mi hija mayor, avisándome que se iban a quedar ambas a dormir donde su madre.  No recordaba que K se iba a quedar allí y la llamada era para avisar que C también se quedaba.  Como íbamos a medio camino con compras de PriceSmart y no tengo ahora ropa formal en la casa de Rb pasamos a mi casa a dejar las compras y una de mis computadoras, y a recoger una mudada formal, luego retornamos a su casa.

Esta semana es la última que C pasa en mi casa, el sábado debe realizar su prechequeo en la página web de la línea aérea y el domingo de madrugada debo llevarla al aeropuerto.  Su vuelo sale a las 6 AM por lo que creo que debemos estar allí a las 4 AM.  Planeo usar el auto de Rb para llevar a C al aeropuerto, creo que K nos acompañará.  Luego nomás nos quedaremos K y yo en casa.  No creo que mi hijo menor se pase a vivir en el corto plazo conmigo, una de las razones debe ser que su madre no trabaja y entonces se complicaría su vida cotidiana.  Y lo otro es que he sido bastante implacable; le había anunciado que si perdía otra vez una clase no iba a aportar el dinero que les doy mensualmente a él y su madre.  Perdió dos clases, informática (de todas, cuando él sabe programar) con un punteo bien bajo (creo que ya no la puede ganar en el año) por lo que cumplí mi promesa.  

Al final lo obligué a que retirara sus ahorros (que cubren como el 80% de lo que mensualmente les proveo) para que lo utilicen este mes.  Además, y como ya no hay mas ahorros, le indiqué que la manutención del próximo mes está directamente vinculada a sus resultados escolares.  El otro año le toca ya elegir una carrera profesional (si no pierde este grado) y la verdad no veo que vaya por buen camino.  A ver cómo se desarrolla eso.

C está casi lista para irse, aunque aún no ha empezado a preparar la maleta que llevará.  Lo único que tiene ya listo es su violín.  K está en su segundo semestre de Ingeniería, aunque no logró pasar matemáticas ni en el curso de vacaciones ni en segunda retrasada.  Irá atrasada en matemáticas y física y a ver como le va este semestre.  Como se ha puesto varias veces bien intensa la discusión sobre sus estudios, llegando a un connato de suicidio (que más veo como una inmadurez mal canalizada), le presenté tres opciones: seguir estudiando algo serio (ingeniería, arquitectura, medicina o así) y yo me hago cargo de todos sus gastos, incluso asignándole una pequeña suma semanal para cuestiones personales; estudiar algo menos serio (humanidades o así) y trabajar, aportando un 25% a los gastos de la casa; o no estudiar y dedicarse nomás a trabajar (aportando el 50% de los gastos de la casa).  Hasta el momento ha elegido la opción 1, y espero que se mantenga en su decisión. M es la gran incógnita ahorita, él ha dicho que quiere estudiar ingeniería (es muy bueno en cuestiones tecnológicas), pero hasta el momento no ha tomado con seriedad sus estudios.  Espero que esto cambie en el plazo inmediato.

Ayer no fui a visitar pues llegué temprano a la casa de Rb y en lugar de preparar desayuno o quedarme con la computadora en la sala me metí a la cama con ella y sus perros.  Al final nos levantamos tarde y no nos dió tiempo de ir a visitar el asilo al que hemos estado yendo los últimos domingos.  No me sentí tan tan mal pues el día anterior había estado teniendo síntomas de gripe y se supone que no debemos visitar cuando estamos enfermos.  El sábado llevé a C al dentista y a M a que retirara sus ahorros.  Ese día almorzamos en el restaurante de comida vegetariana favorito de C, coincidentalmente me empezó a molestar un diente (premolar según Rb) e hice una cita para hoy con la dentista.  Espero que se pueda salvar, sino será el primer diente no molar que pierda (he perdido como 4 muelas ya).

No hemos ido a visitar varios domingos durante los últimos dos meses (Rb más pues se fue a México un tiempo) porque nos reunimos con una ex compañera de Rb que se dedica a producir libros (de hecho ella fue el primer contacto para el trabajo que estuvimos realizando al inicio de año).  Las reuniones han sido para planear libros de ortocaligrafía para básicos y bachillerato y libros de ciencias naturales para el nivel primario.  Con Rb trabajamos el contenido de seis libros de ortocaligrafía y luego trabajamos el diseño de los mismos, Rb trabajó tres libros y yo dos; como esto último es algo que mis hijas habían visto en sus estudios les dí la mayor parte del trabajo.  Al final cada una recibió (aún debo hacérselos efectivo) como 150 dólares por un trabajo esporádico durante tres semanas, yo recibí como 50 dólares pues preferí que mis hijas se mantuvieran ocupadas, K estaba en sus vacaciones de medio ciclo y C nomás estaba yendo a recibir un curso de diseño dos días a la semana.

Hace como tres semanas fuimos por última vez a la editorial con la cual estuvimos trabajando desde principios de año; nos hicieron efectivo el último pago.  Se suponía que se querían reunir con Rb el viernes pasado para planear nuevos libros para el nivel básico pero al final ya no la llamaron.  Este día Rb llamó y le indicaron que la persona encargada había tenido una emergencia pero que aún estaba pendiente la reunión.  O sea, como que si habrá más trabajo allí, pero no este mes; lo que no me queda tan bien porque este mes la amiga de Rb se fue de vacaciones a Estados Unidos y yo ya entregué la parte del libro de primero primaria que tenía asignada. En mi trabajo 'normal' las cosas han estado un poco raras.  La semana pasada nos convocaron a una reunión para indicarnos que ya no tendremos la opción de trabajo remoto. El proyecto en el cual he estado trabajando desde el año pasado (y que durante unas semanas lideré) llegó a su fase final el sábado pasado, de hecho ese día trabajé hasta las 4 de la madrugada.  A ver si hay otro proyecto o me tocará (este mes cumplo tres años acá!) moverme hacia otro lugar. Veremos cómo va eso.

lunes, 5 de junio de 2017

Dos graduaciones... graduations, graduations.

Mi hija mayor empezó la facultad este año... Antes de medio semestre estaba ya quejándose que había elegido mal, que realmente quiere estudiar arte y así.  De los cinco cursos que llevan ahora los del primer semestre (recuerdo que hace 25 años eran cuatro nomás), ganó cuatro: deportes, dibujo técnico, social humanística e inglés.  Los cuatro los ganó casi sin el examen final, el curso que perdió fue matemáticas, que debería ser el centro de la carrera.  Tampoco logró pasarlo en el primer examen de recuperación -que ahora lo realizan antes del curso de vacaciones-.  Está ahora cursándolo en vacaciones, en donde comprimen el contenido de cuatro o cinco meses en cuatro semanas.

Lo complicado del asunto es que la primera semana del curso de vacaciones coincidió con la última semana de su preparación como voluntaria en el grupo en el cual he estado durante más de siete años. Y también coincidió con el fin de semana en el cual mi hija segunda culminó sus estudios de bachillerato.  La semana pasada estuvo un poco especial.

Como ahora vivimos con mis hijas bajo el mismo techo ya no me quedo a dormir donde Rb.  Habíamos estado pernoctando allí los sábados durante los primeros meses del año, con la excusa de que trabajamos juntos en la escritura de libros, pero, hace como un mes hubo un conflicto un poco extraño entre Rb, mi hija mayor y sus perros.  Esa noche retornamos a dormir a nuestra casa y desde entonces no ha habido contacto entre Rb y mis hijas.  Lo que creo que debió permanecer desde el inicio, en fin, al menos probamos.

Como ahora tengo dos días para trabajar remotamente, los jueves y los viernes me voy temprano a la casa de Rb y allí trabajo hasta las cinco o seis de la tarde. Los sábados los paso con mis hijos y el domingo con Rb hacemos trabajo voluntario por la mañana y por la tarde nos quedamos en su casa. Como la graduación de mi segunda hija estaba programada para un viernes por la tarde había solicitado cuatro días de vacaciones en mi trabajo, los cuales coincidían, al igual que el año pasado, con un lanzamiento en producción del proyecto en el cual llevo un par de años trabajando.

El martes pasado, mi primer día de vacaciones, lo utilicé para inactivar un automóvil del cual aún estaba debiendo los impuestos de circulación luego de diez años de no verlo.  Luego pasé al colegio de mi hijo menor a dejar su tarjeta de calificaciones.  Regresé como al mediodía a mi casa y almorzamos con mi hija mayor, luego vimos una parte de Black Hawk Down, que iniciamos a ver a finales del año pasado.  Ese día habíamos planeado reunirnos en el centro con mi segunda hija para asistir a la proyección de una película en el Centro Cultural Español.  Era el último día de clases de mi segunda hija.

El miércoles había planeado reunirme con H, a quien estoy ayudando en la planificación estratégica de su ONG, pero, como pasé todo el día en la casa de Rb y había estado lloviendo un poco fuerte, reprogramé la reunión para este día.  El jueves también lo pasé con Rb, creo que ambos día estuvimos poniéndonos al día con House of Cards, Better Call Saul y Silicon Valley.  El miércoles también habíamos llavado el auto de Rb al taller pues, luego de un par de meses de constantes reparaciones, debían cambiarle el radiador.  El jueves le tocaba a Rb la última dósis de vacuna antirrábica pues, por andar acariciando perros en la calle, había recibido una mordida unas semanas antes y le tocaba inmunización.

El viernes vino mi papá del puerto.  Habíamos ido a visitarlo dos semanas antes y habíamos conversado sobre la próxima graduación de mi segunda hija y su asistencia al evento.  El año pasado, para la graduación de mi hija mayor, vinieron mi mamá y mi papá; pero este año mi mamá se encuentra en la costa opuesta cuidando a mi hermano mayor, quien tiene enyesada completamente una pierna por un accidente de motocicleta.

Estuve llamando a mi papá desde temprano y a media mañana fuimos con Rb a recogerlo.  Almorzamos donde Rb y luego pasamos a mi casa para vestirme formalmente y recoger a mis hijas, de allí nos fuimos al colegio de mi hija segunda.  El acto de graduación inició puntualmente a las 3 de la tarde y terminó como a las cinco y media.  Lastimosamente, a diferencia de la graduación de mi hja mayor, no pudimos pasar sin incidentes con la madre de mis hijos y ella se retiró del evento con mi hijo menor apenas concluidas las actividades.  Bastante molesto, realmente, pues habíamos conversado con mis hijas de cenar algo en familia para celebrar la graduación.

Al final, terminamos cenando con mis hijas y mi papá en un Mc Donalds.  Luego fuimos por unos helados.  Mi papá se quedó a dormir esa noche en la habitación de mi segunda hija, ella se quedó en mi habitación y yo me quedé a dormir en la sala, en donde mi hija mayor estuvo trabajando hasta altas horas de la madrugada en su primer tarea de matemáticas del curso de vacaciones.  A las cinco y media de la mañana le preparé café a mi papá y lo fui a dejar a su autobús; a esa misma hora mi hija mayor salió hacia el campamento de dos días que culmina la preparación como voluntarios de nuestro grupo.

A las ocho y media llegó mi hijo menor acompañado de su madre.  Mi segunda hija aún debía ver algo del vestido y salieron con su madre a ocuparse del asunto.  Con mi hijo menor tuvimos una conversación un poco tensa y un poco larga sobre un intercambio de mensajes que tuvimos en el messenger de Facebook el martes por la noche.  Se ha estado sintiendo presionado pues hace un par de meses le indiqué que si volvía a perder una clase (perdió dos examenes el primer bimestre) cortaría completamente la manutención que le paso a él y a su madre. Luego de la conversación desayunamos y fuimos por el auto a la casa de Rb.

A media tarde nos dirigimos con mi segunda hija y mi hijo menor al hotel en donde estaba programada la fiesta de graduación.  La penúltima actividad era una sesión fotográfica, su madre había declinado participar pero al final no estuvo tan mal.  El evento estaba muy bien coordinado, con equipo de iluminación y todo; hubo fotografías de mi hija en su vestido para la fiesta, de mi hija conmigo, de mi hija conmigo y con su hermano, y de mi hija con su hermano.  Después de las fotos retornamos a mi casa y a las seis de la tarde fuimos a dejar a su hermano a su casa.

La fiesta estaba programada para las ocho de la noche pero, como no me gusta andar conduciendo temerariamente, llegamos un poco después de las siete y cuarto.  Estuvimos esperando en el food court del centro comercial que está adosado al hotel y un poco antes de las ocho subimos para la foto grupal que estaba programada para las ocho y terminó realizándose casi a las nueve.

La mamá de mis hijos llegó a la fiesta pero no quiso -justificándose en ropa inadecuada- acompañar a mi hija y a mi en el desfile en una pasarela que debían realizar todos los graduandos.  El orden para subir a la pasarela era alfabético por lo que pasamos bastante tarde.  Un poco antes de las 10 de la noche fuimos anunciados y subimos a desfilar; deteniéndonos, como habíamos sido instruidos, en tres puntos específicos, para las respectivas fotografías.

La fiesta estaba programada para concluir a las seis de la mañana del domingo.  La mamá de mis hijos se retiró como a las 11 y con mi hija nos esperamos hasta cerca de la una de la mañana.  Ninguno de los dos bailamos por lo que pasamos del vals de graduandos.  La comida estuvo compuesta de entremeses llevados cada hora a la mesa por un equipo de meseros y hubo bebidas alcohólicas, aunque yo ya no me dedico a esos hábitos.

Un poco después de la una de la mañana nos retiramos con mi hija.  Como no quería molestar a Rb yendo a dejarle el auto pues luego debe retornarme a mi casa, esperé a que mi hija se durmiera; luego me puse a ver The Accountant, que había tenido en una de mis computadoras desde hace unos meses y un poco después de las cuatro de la mañana me dirigí a la casa de Rb.  Íbamos a ir a visitar un hospital pediátrico pero un poco después de las ocho me comentó que su perra más grande estaba enferma del estómago y planeaba llevarla al veterinario.  Cancelamos la visita y nos quedamos en su casa todo el día.

Por la noche retorné a mi casa en donde mi hija mayor estaba dormitando, luego de su fin de semana de campamento y mi segunda hija estaba disfrutando de su primer día libre luego de sus dos años de bachillerato.  Mi segunda hija se va becada durante dos años al tercer país al sur del nuestro.  Todo el mes pasado estuve tramitando la papelería para que le otorguen la visa de estudiante en ese país y esta semana debo comprarle su boleto aéreo.  A mediados de Agosto empezará otro período interesante.


lunes, 1 de mayo de 2017

La cuenta de los días... ¿¿más de seis meses sin escribir aquí??

Anoche, o dos noches atrás, estaba conversando con mi hija mayor, contándole que tenía un blog, que era anónimo y que no había escrito mucho últimamente.  Pero no creí que eso fuera desde el año pasado.  Aunque sí he estado escribiendo de otra forma.  Rb, con quien ya pasamos de los tres años de relación fue contratada para escribir unos libros de texto para el nivel primario, como el trabajo era bastante me propueso que nos lo dividiéramos; estuvimos trabajando como tres meses esos libros y desde hace como mes y medio he estado escribiendo yo solo otro libro de texto, para la misma editorial.

Ha sido un trabajo arduo; he estado durmiendo alrededor de cuatro horas diariamente desde hace como cuatro o cinco meses.  Y hoy terminé la última unidad del libro que me tocó en solitario.  Es interesante como la vida te lleva a veces al objetivo que querías pero que no estabas buscando afanosamente.

Y además, han habido muchos cambios.  A partir de diciembre mi hija mayor se pasó a vivir conmigo pues hubo un episodio mero feo que incluyó un connato de corte de venas.  En fin... creo que jamás comprenderé a los jovenes de esta época.  Mi hija mayor se pasó a mediados de diciembre y, como no habíamos previsto que fuera tan rápido, estuvimos viviendo en la misma habitación como tres semanas.  Luego conseguí una habitación más grande unas cuadras más cerca de la universidad.  Igual hubo bastante drama en el movimiento, conseguir a un fiador, firmar el contrato, avisar en el otro lugar que luego de ocho años me estaba moviendo, etc.

Mi hija terminó el proceso para entrar a la universidad y entró a mi vieja facultad.  Le ha estado costando bastante seguir el ritmo universitario y temo que perderá el curso de matemáticas.  Se ha estado esforzando bastante, eso sí.  A finales de enero mi segunda hija me pidió moverse a mi lugar pues por la lejanía de la casa de su madre había llegado tarde varias veces a su colegio.  Hubo otra vez drama pero esta vez porque le afectó a la madre que quisiera moverse.  Al final Rb me apoyó para transportar otra cama que compré el mismo día que mi hija se movía y construí un segundo biombo.  Aquí estoy pagando 2.5 veces lo que pagaba en el otro lugar, tiene una habitación pequeña en el frente, una habitación más o menos del doble de largo en donde he construido un par de biombos para la privacidad de mi hija segunda y la mía propia.  Luego está otra habitación un poco más pequeña que la del frente y luego está un patio cubierto en donde está una pila de agua y a la par los servicios sanitarios.  He instalado a la par de la pila (y en el lado contrario a los servicios) una estufa que compré cuando nos movimos acá.

La convivencia con dos adolescentes ha sido de lo más interesante.  Además, he dejado de quedarme a dormir en la casa de Rb.  De hecho hubo un connato de rompimiento con Rb cuando mi hija mayor estaba pasándose, pues luego de tres años de relación, ella no conocía personalmente a mis hijos.  Se quejó de eso y me tocó ceder.  Al final ya se conocen los cuatro, aunque, para mis hijos Rb es nomás una muy buena amiga que nos presta el automóvil cuando lo necesitamos y con quien trabajo en la escritura de libros de texto.

La primera en conocerla fue mi hija mayor pues se estaba quedando en mi habitación sin nada que hacer y no había biblioteca por el feriado de navidad de la universidad.  Aprovechamos que Rb quería aprender Photoshop y estuvo yendo como tres días a la semana por dos semanas a su casa.  Luego, el día que nos movimos acá fuí por el automóvil y ya se conocieron los cuatro.  Ahora estoy trabajando dos días de forma remota y eso lo hago desde la casa de RB:  jueves viene a traerme de madrugada, trabajo en su casa, retorno por la noche a mi casa, vuelvo a irme el viernes por la mañana, retorno el viernes por la noche, el sábado lo pasamos iguals mis tres hijos y yo de la misma forma que ha sido los últimos ocho años y por la noche nos vamos con mis hijas a la casa de RB pues me conviene trabajar allí por su buena señal de internet y a ellas aprovecha también la red para sus juegos de multijugador.

Mi hija mayor entró al grupo de voluntariado en el que he participado durante los últimos siete años.  Está en la fase de entrenamiento por lo que los domingos por la mañana salgo a dejarla a un lugar en donde puede tomar el autobús, traigo a mi hija segunda a nuestro lugar de habitación y regreso a la casa de Rb para dormir un poco más y luego vamos juntos a hacer trabajo voluntario, o convivimos ese día nomás, cuando no hay trabajo voluntario.

El trabajo es un rollo, desde hace un buen tiempo he estado queriendo trabajar como Administrador de Proyectos pero aún no he encontrado la oportunidad, además los cursos y certificaciones son carísimos.  El año pasado estuve liderando un poco tiempo el proyecto pero luego retornaron al país los dos compañeros que se llevaron casi un año al gran país del norte.  A uno de ellos lo nombraron administrador del sector y al otro lider del proyecto en el que he estado trabajando.  Me frustró un poco al inicio pero, al final, también fue mi culpa pues me hestado negando a viajar todo este tiempo.  No me interesaba ausentarme del país y volver a separarme de mis hijos.  En fin.  Ah, también hubo otra separación empresarial en la compañia en la cual trabajo y ahora no quedé del lado de la original sino de la parte que separaron. Afortunadamente no ha habido ningún downsizing.  Aunque las perspectivas de crecimiento ahora son menores porque tendría que pasar aún otro par de filtros para llegar a la jefa que vive en el gran país del norte.

Estuve aplicando en la misma empresa para pasarme a desarrollar pero fue un esfuerzo muy raquítico.  No quedó en nada, nomás en la etiqueta de que quiero moverme.  

Mi hija segunda consiguió una beca para irse a estudiar por dos años a un país separado del nuestro por otros dos.  Es relativamente cerca y debe irse a mediados de agosto, por estos días andamos con los trámites y gastos de migración para que obtenga el visado de estudiante extranjera.  Se graduará de su colegio actual en un mes y espero ir, otra vez por mis padres, aunque ahora creo que les pediré que se queden a pernoctar en la casa de Rb.

Y la vida sigue.  Hoy terminé el libro que estaba escribiendo, será de esperar las revisiones y ver que debo agregar, o mejorar o eliminar.  Espero al menos esta semana dormir un poco más y también espero que me den más trabajo de escritura.  Es algo que me ha ayudado a estar tranquilo en el trabajo normal.  No se si mi hija mayor continuará la facultad, la carrera no es fácil y ella despotrica a cada tanto que no le gusta, que hubiera preferido estudiar algo creativo... creo que es algo común en los adolescentes de estos días.  En fin.  Mi segunda hija se graduará y se irá y mi hijo menor aún no se formaliza en sus estudios.  Hace dos años perdió el grado y el año pasado no perdió ninguna clase pero tampoco descolló en sus resultados.  Hace como tres semanas fuí por sus notas bimestrales y dejó un par de clases.  Sin sentido también, perdió Computación y aquí en mi casa formateas mis máquinas, instala software y escribe código.  En fin.

Con Rb cumplimos tres años de relación hace cinco meses y en mi trabajo cumpliré tres años de estabilidad laboral en cuatro meses.  Desde que mi hija mayor se pasó a vivir conmigo iniciamos a meditar cada noche, cuando mi hija segunda se pasó la incorporamos a la práctica, pero, cuando ví las dificultades que estaban teniendo para mantenerse al día con sus tareas escolares las dispensé de la práctica.  Yo sigo meditando 20 minutos cada noche, siempre que duermo acá. También esto practicando lo aconsejado por el creador de Dilbert.

A ver que otras sorpresas nos trae el 2017.